Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La cultura bravú se estudia en Michigan

La universidad norteamericana programa para 2009 un módulo sobre el movimiento

En la Michigan State University trabaja desde hace 12 años un catedrático vigués empeñado en dar explicación académica a la caída del telón de grelos que aislaba a Galicia del mundo. La liberación comenzó con el Estatuto de Autonomía y los himnos de la revolución corrieron por cuenta de la movida y el folk. Pero la movida tropezó con Madrid como única vía para trascender, mientras que el folk apeló a las raíces celtas y supo dar el salto al planeta y fundirse con otras músicas sin intermediarios. Como consecuencia de todo esto y de algunas cosas más, una década después empezó a organizarse el Movemento Bravú, que a lo mejor aquí nunca llegó a las aulas magnas por rebelde y festeiro, pero que en Michigan va a ser estudiado como un ejemplo de la convivencia sin complejos entre lo rural y lo urbano, lo global y lo local.

Proyecta con otros profesores el primer centro de estudios gallegos de EE UU

Los alumnos aprenderán términos como tralla, landrú, arroutada y ferralla

Smells Like Wild Spirit: Galician Rock Bravú. Between the Rurban and the Glocal. Éste es el título que le ha puesto el profesor José Colmeiro, 25 años dando clase en EE UU, a uno de los temas que impartirá en 2009 dentro del módulo de nuevas músicas del curso de Cultura Ibérica Contemporánea. En el departamento de Filología Hispánica y Portuguesa, Colmeiro y otros profesores se han propuesto mostrar a los alumnos ("tanto de origen latino como angloamericano") que en lugares como España hay diversidad de lenguas y de culturas y late con fuerza una periferia que está dejando de serlo.

La música de Os Diplomáticos, Skornabois, O Caimán do Río Tea, Os Rastreros, Os Papaqueixos, Tres trebóns o Yellow Pixoliñas quizás caliente el invierno de la ciudad de Lansing, a orillas del lago Michigan, donde ya ha empezado a nevar. A lo largo del curso, Colmeiro intentará explicar a cerebros tan ajenos al Galician way of life los cimientos ideológicos de eso que Rivas llamó punkismo máxico y términos imposibles de traducir como tralla (rowdy noise), arroutada (rapture, fit of fury), regueifa (popular improvissational poetry), son da ferralla (scrap tin cap sound) o Irmandiños (medieval Galician popular uprising). En los meses que la universidad dio al profesor para preparar sus lecciones, Colmeiro no halló un término ni medio aproximado para trasladar landrú al inglés: "Al fin, opté por punk. Es lo que pasa cuando se tocan materias tan alejadas de la tradición académica", dice.

Con muchas vueltas, logró en cambio una explicación para bravú. Un cruce entre lo bravío y la bravura que alude a lo "indomesticado", lo "salvaje", lo "intrépido", el espíritu de "resistencia cultural", la "subversión política" y, como diría Xurxo Souto, gurú del movimiento, "el sabor y el olor de la carne sin capar". En realidad, según el catedrático, el movimiento, "eminentemente masculino", responde al temor a una metafórica castración de una Galicia que reivindica sus raíces para unirse al Universo. Este miedo al centralismo capador se refleja en unas letras "cargadas de testosterona".

"El bravú es la puntita del iceberg de unas iniciativas culturales y económicas interesantísimas que están contribuyendo a la reconfiguración de la identidad cultural gallega y su reposicionamiento en el mundo", defiende Colmeiro. Todo esto puede interesar a los universitarios americanos, pero para meterles ganas, como paso previo, Colmeiro dio una conferencia el viernes titulada ¿Dónde está Galicia? Algo fundamental en un país donde muchos "creen que España es una provincia de México". "Aquí, Galicia no sale en los mapas", sigue el profesor. "Como en los libros de ¿Dónde está Waldo?, a Galicia, en EE UU, todavía hay que buscarla", y esto a pesar de "Zara, el Camino de Santiago y nuestra ligazón natural con infinidad de países a través de los emigrantes".

El 27 de octubre, Colmeiro fue feliz cuando vio a Cristina Pato y su banda acompañando al chelista Yo Yo Ma en The Colbert Report, un programa que arrasa en EE UU. "Tocaron una panxoliña. Era la primera vez que una gaiteira gallega triunfaba en la tele de este país en prime time", recuerda encantado.

Para ahondar en sus teorías sobre "la Galicia postperiférica", Colmeiro proyecta con más profesores de universidades americanas crear hacia 2010 el primer centro de estudios gallegos de EEUU. Mientras, prepara dos libros: Galeg@s sen fronteiras (de charlas con creadores, para Xerais) y el ensayo Resituando la cultura gallega: visiones periféricas, posiciones globales, que pasará a la historia como el primer libro sobre cultura gallega en inglés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de noviembre de 2008