La conjura de Torredonjimeno

7.000 personas apoyadas por la Junta protestan contra el cierre de Holcim

Los niños de Torredonjimeno (Jaén) encabezaron ayer una manifestación portando carteles en los que se preguntaban "¿Y mi futuro?". Detrás de ellos, miles de personas -6.500 según la Policía Local y unas 10.000 según los sindicatos- de este municipio y de toda su comarca se echaron a la calle para conjurarse por una causa común: evitar el cierre de la cementera del grupo Holcim. Desde que la multinacional suiza anunciara el pasado martes su intención de cerrar esta planta, de la que dependen 120 familias, los cimientos industriales de esta localidad han empezado a resquebrajarse dejando al monocultivo del olivar como única alternativa económica. "Es una fractura social y económica para toda una comarca", admitió la delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Teresa Vega, que encabezó la representación de la Junta en esta protesta, máxime teniendo en cuenta que Holcim ha recibido importantes ayudas públicas para la modernización de sus instalaciones, la última de ellas este mismo año para adaptar sus hornos a las exigencias medioambientales.

La multitudinaria manifestación estuvo acompañada de un paro general en Torredonjimeno desde el medio día, secundado por la totalidad del comercio. En la cabeza de la marcha estaban los alcaldes y concejales de la comarca, dirigentes políticos y sindicales locales y provinciales y la propia Junta de Andalucía. Todos ellos coincidieron en señalar que la protesta de ayer no es más que el inicio de un calendario de movilizaciones con los que quieren presionar a Holcin para que reconsidere su decisión.

"Esta lucha la vamos a ganar", proclamó el alcalde de Torredonjimeno, Cosme Moreno (IU), que llamó a la lucha de todos los sectores "sin colores políticos". También su colega José Cazalla (PSOE), alcalde de Jamilena (el otro municipio del que depende parte de la plantilla) intentó levantar el ánimo de los trabajadores y sus familiares: "Esta lucha no ha hecho más que empezar". El presidente del comité de empresa, Mario Martínez, leyó un manifiesto en el que recordaba que la planta de Torredonjimeno fue donde empezó la expansión de Holcim por otros puntos de Andalucía y el Levante, y destacó que, pese a los argumentos de la dirección, la empresa "es más rentable que en épocas pasadas".

Los sindicatos también llamaron a la lucha. El secretario general de UGT en Andalucía, Manuel Pastrana -presente en la manifestación- dijo que Holcim "es una empresa con beneficios que pretende aprovechar el paraguas de la crisis para remodelar su estructura", un caso, añadió, similar al de otras "miles de empresas que están actuando de manera indecente". Pastrana se teme que el paro técnico anunciado por Holcim en sus plantas de Almería y Cádiz no son más que "una advertencia para justificar el cierre" de la fábrica de Torredonjimeno.

La crisis de Holcim ha movilizado a la Junta de Andalucía. Los consejeros Gaspar Zarrías y Francisco Vallejo han garantizado a los trabajadores que el Gobierno andaluz utilizará "todos los instrumentos que la Ley le permita" para que la cementera reconsidere su decisión. Zarrías dejó claro que la Junta "no va a permitir que se aprovechen situaciones coyunturales más o menos graves como las de ahora para cerrar empresas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 15 de noviembre de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50