Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se moviliza para evitar el homenaje del Congreso a una monja

Los socialistas intercambian SMS contra la decisión y el PP defiende a Bono

El PP salió ayer en auxilio de José Bono frente a las críticas del PSOE por haber aceptado la propuesta de un diputado popular de colocar una placa en el Congreso en homenaje a una monja, María Maravillas de Jesús Pidal, religiosa canonizada que nació en 1891 en un inmueble que fue absorbido por el Congreso.

El malestar se tradujo en un movimiento masivo de diputados del PSOE para convencer a la dirección del grupo parlamentario de que pare la colocación de la placa. "No a la monja Maravillas en las paredes del Congreso de los Diputados. Hay muchas otras mujeres antes que ella. Ni beatas ni placas ni honores. Pásalo". Éste es el mensaje que circuló ayer en los móviles de los parlamentarios del PSOE, dirigentes, cargos públicos y militantes del PSOE. Este movimiento tendrá su reflejo el martes en la reunión a puerta cerrada del Grupo Socialista.

Como adelanto, el diputado por Granada José Antonio Pérez Tapias, de Izquierda Socialista, tras mostrar toda su consideración "por los valores de esta religiosa", reconoce "el altísimo malestar en el grupo ante una decisión no pertinente, que vulnera el necesario equilibrio y neutralidad del Congreso, al introducirse elementos de confesionalismo dentro del espacio público político". La dirección del grupo siente el mismo malestar, pero trata de preservar a Bono. La decisión fue tomada con el apoyo de CiU, PNV y uno de los dos representantes del PSOE, Javier Barrero. El otro, Teresa Cunillera, se ausentó para expresar su rechazo. IU e ICV han presentado un recurso, pero no será estudiado al ser una decisión irrecurrible.

El número dos del Grupo Popular, José Luis Ayllón, justificó el homenaje y aseguró que se trata de una polémica "desproporcionada". El promotor, Jorge Fernández Díaz, diputado del PP, vicepresidente de la Cámara y miembro del Opus Dei, recibió el apoyo expreso de su grupo. Según explicó a este periódico, es costumbre colocar placas en inmuebles para recordar a personas relevantes. En este caso, la placa será colocada dentro del Congreso. Fernández invoca la Constitución porque "a nadie se le puede discriminar por sus creencias religiosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de noviembre de 2008