Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOHN O'NEILL | Bibliotecario de la Hispanic Society of America

"La biblioteca del marqués de Jerez era la mejor"

La Hispanic Society of America, institución que funciona en Nueva York desde 1908, es conocida internacionalmente por su magnífica colección de arte. Obras de El Greco, Zurbarán, José de Ribera, Murillo, Valdés Leal, Goya y, especialmente, la serie de las provincias españolas que Joaquín Sorolla pintó para una de sus estancias son sólo algunas de las 800 pinturas españolas que Archer Milton Huntington adquirió para su fundación. Pero el brillo de los pinceles ha hecho siempre sombra a una importante parte del patrimonio de esta institución: su biblioteca, que posee la colección de manuscritos y libros raros hispánicos más importante fuera de España. John O'Neill, encargado de la biblioteca de la Hispanic Society desde hace 12 años, participó la pasada semana en Sevilla en el seminario Formación, expolio y rescate de bibliotecas, que organizó la Fundación Focus-Abengoa.

Guarda el único ejemplar conocido de la primera edición de 'La Celestina'

"Lo más significativo de la sección de manuscritos y libros raros -que reúne 200.000 ejemplares de los siglos XI al XX- es la colección del marqués de Jerez de los Caballeros. Cuando Huntington la adquirió al marqués, Manuel Pérez de Guzmán y Boza, en 1904 se decía que era la mejor biblioteca de libros españoles de todo el mundo. Son 10.000 obras, entre libros y manuscritos y cuando salieron de España Menéndez Pidal dijo que se trataba de una pérdida peor que la de Cuba", explica John O'Neill, irlandés de 48 años y doctorado en Filología Española, en un estupendo castellano.

"Soy consciente de que fue una gran pérdida para Sevilla, pero la parte buena es que la colección ha permanecido unida y que, por supuesto, está abierta a los estudiosos que la quieran consultar", añade el bibliotecario. Entre las obras que salieron de Sevilla en el XX, O'Neill destaca el mapamundi realizado por Juan Vespucio -sobrino del navegante- en 1526 que incluye la representación más temprana y precisa del golfo de Florida y Manual de instrucciones para los pilotos de mar, un libro de la Universidad de Mareantes de mediados del XVI.

"En la Hispanic conservamos 15.000 libros que se han impreso antes de 1700 y, de esos, 250 son incunables, es decir que se imprimieron antes de 1500. Muchos de estos libros raros fueron impresos en Sevilla, por la familia Cromberger que tenía licencia para publicar en la ciudad desde principios del siglo XVI y que, en 1543, consigue el permiso para instalar una imprenta en el Nuevo Mundo", explica O'Neill.

Entre los tesoros que guarda el vetusto edificio de la Hispanic Society se encuentra el único ejemplar conocido de la primera edición de La Celestina (1499), también la primera edición de Tirant lo Blanch (1490) y obras de Alfonso X el Sabio, Nebrija, el Marqués de Santillana o la primera edición de El Quijote.

"Hay otra parte de nuestros fondos que es más desconocida pero también muy importante porque se trata de autores del siglo XX que fueron amigos personales de Huntington. Tenemos cartas, manuscritos y ediciones firmadas de Rubén Darío, Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Emilia Pardo Bazán o Machado, entre otros. Huntington no llegó a conocer a García Lorca, pero conservamos la versión original a máquina con anotaciones manuscritas de Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, gracias a una importante donación que realizó Mildred Adams, estudiosa de Lorca", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de noviembre de 2008