Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNE debate una propuesta de subida de la electricidad del 30%

La facturación mensual de la luz se retrasa por las dificultades del proceso

La próxima cuesta de enero puede ser la más empinada en muchos años. La Comisión Nacional de la Energía (CNE) debatirá hoy, en una reunión extraordinaria de su Consejo, la propuesta -no vinculante- de subida de las tarifas eléctricas para el primer trimestre de 2009. Fuentes al corriente del debate que prepara el organismo que preside María Teresa Costa señalaban ayer que el porcentaje de incremento sobre el que discutirán los consejeros rondará el 30%.

La propuesta de la CNE no obliga al Gobierno. De hecho, el Ministerio de Industria, en la última subida aprobada en julio (5,6% de media para los hogares, que se añadía al 3,3% de enero de 2008), redujo a la mitad el aumento propuesto por la Comisión.

Las compañías no quieren ni oír hablar de quitas en el cobro del déficit

Pero, si bien la propuesta de la CNE no adelanta la subida final, sí sirve como indicador de que el precio de la luz -que no subió en el último trimestre- puede tener un importante incremento el próximo año.

La razón es simple: en el sistema eléctrico hay un pantano, denominado "déficit tarifario" [diferencia entre el coste de producir electricidad y los ingresos por tarifas de las empresas], que puede acumular a fin de año 14.000 millones y que nadie sabe cómo drenar. Esos miles de millones, reconocidos por la Administración, están remansados en las cuentas de las compañías, que los han contabilizado como ingresos. Es decir, que los usuarios tendrán que pagarlos en algún momento.

Precisamente, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, está negociando con las compañías cómo acabar con ese déficit -generado por el sistema pactado en los Gobiernos del PP- sin apretar en demasía a los consumidores. El problema para Sebastián es que, por primera vez en mucho tiempo, las empresas -agrupadas en Unesa- han hecho un frente común. No quieren ni oír hablar de posibles quitas en la deuda que se les reconoce. Para acabar con el problema del déficit, las eléctricas proponen adecuar los precios a los costes reales; reducir los impuestos a la electricidad y extraer de la tarifa, es decir, llevar a los Presupuestos del Estado, las subvenciones a las energías renovables.

La discusión es intensa y difícil de trasladar a los consumidores. Más si se tiene en cuenta que los beneficios conjuntos de las cuatro principales eléctricas en los nueve primeros meses superaron los 10.000 millones, con un aumento del 134% respecto al mismo periodo de 2007, si bien es cierto que buena parte de los beneficios (alrededor del 50%) se debieron a la venta de activos.

Por otra parte, y a pesar de que ya ha entrado el vigor el Real Decreto 1578/2008, en el que se recoge la obligación de que las compañías facturen la luz cada mes a sus clientes a partir de noviembre, la medida se retrasa. Tanto las empresas como la asociación Unesa confirmaron ayer que necesitan más tiempo para implantar los nuevos sistemas informáticos. Éstos deben procesar datos de 26 millones de contadores cada mes, lo que multiplicará el número de recibos de 136 millones a 272 millones anuales. De acuerdo con las empresas, Industria se ha mostrado "flexible" y ha entendido el problema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de noviembre de 2008