Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Ya es hora de meterlo en prisión"

El letrado José Luis Vera presentó ayer una denuncia contra los falsos empresarios que le grabaron mientras intentaban que les aceptara una sortija de supuestos diamantes para su esposa, la ex parlamentaria socialista María Antonia Armengol. Vera les achaca revelación de secretos, coacciones y chantaje, evidenciados en reiterados pasajes de su entrevista con los falsos empresarios.

En un momento dado de la conversación, los supuestos impostores le preguntan a Vera por el caso Fabra, y para tirarle de la lengua, presentan su opinión sobre el asunto: "Ya es hora de que le metamos en la cárcel". El letrado alega que el sigilo profesional le impide hablar, que él sólo ejerce la acusación particular en nombre de la UCE (Unión de Consumidores). No obstante, los empresarios le vuelven a pedir detalles de la marcha de la causa. Vera les reitera que no puede comentar detalles de un asunto sumarial. Pero el falso empresario sabe bien lo qué busca: "¿Cuál es la relación del despacho con los medios de comunicación?". Vera le explica que su despacho tiene como principio no atender a medios, salvo para alguna cuestión de interpretación jurídica. En otro momento de la conversación, el fingido empresario le plantea que las recomendaciones para contratarlo vienen de Francisco Montiel, supuesto abogado del PSOE, y de Francisco Mercado, periodista de EL PAÍS.

Como Vera niega conocer a ambos, el empresario le da todo lujo de detalles. Al segundo lo vincula con labores de "periodismo de investigación". Vera sólo sabe que dicho redactor ha firmado recientes informaciones sobre las cuentas de Fabra, por tanto, sus respuestas no son acordes a lo que busca su interlocutor. Los presuntos extorsionadores han querido forzar, sin ningún éxito, un desliz profesional revelando padrinazgos o amistades que no son o confidencias sumariales.

La policía interviene al final y destapa que han usado una agenda para grabar a Vera. Los falsos empresarios cazados por la policía amenazan a Vera con revelar otras grabaciones que poseen ya que lo siguen desde hace tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de noviembre de 2008