Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Josep Maria Socias, alcalde de la transición en Barcelona

Colaborador de Martín Villa, recibió la Creu de Sant Jordi

Uno de los políticos catalanes que protagonizaron los últimos años de la dictadura y la transición a la democracia desde el bando franquista, Josep Maria Socias Humbert falleció ayer de un cáncer en el hospital de Vall d'Hebró de Barcelona. Socias Humbert fue el último alcalde no electo de la ciudad, entre diciembre de 1976 y enero de 1979, en un periodo particularmente agitado de la capital catalana, escenario de múltiples reivindicaciones sociales y políticas.

Socias Humbert había nacido en Barcelona en 1937 y era licenciado en Derecho y diplomado en Administración de Empresas. Fue uno de los hombres de confianza de Rodolfo Martín Villa, desde la etapa en que éste dirigía los sindicatos franquistas. Entre 1967 y 1976 fue procurador en Cortes por lo que se llamaba el tercio sindical. Llegó a ser secretario general de la Organización Sindical.

Fue precisamente como delegado de los sindicatos oficiales en la provincia de Barcelona entre 1970 y 1975 cuando le tocó hacer frente al auge del movimiento obrero dirigido desde la clandestinidad por Comisiones Obreras y el PSUC. En 1974, con ocasión de una serie de huelgas en el Baix Llobregat, Socias entró en contacto directo con los sindicatos y los partidos clandestinos para contener la situación.

Aquella actitud abierta y dialogante respecto al movimiento obrero ilegal anunciaba el modelo de comportamiento que poco después, muerto ya el dictador Franco, Socias pondría en práctica desde la alcaldía de Barcelona.

A Socias le tocó vivir el momento en que la oposición política al franquismo crecía y cabalgaba sobre una oleada de descontento social por las múltiples carencias en equipamientos acumuladas durante décadas. Nombrado alcalde de Barcelona por el rey Juan Carlos cuando Martín Villa era ministro de la Gobernación, Socias inició una decidida política de diálogo con las asociaciones de vecinos y de profesionales que encabezaban el potente movimiento ciudadano.

El resultado de aquella política fue que el Ayuntamiento asumiera la reivindicación de aumentar significativamente el suelo destinado a parques y equipamientos públicos. Se ganaron unas 200 hectáreas para estos fines.

En la década de los ochenta, Socias colaboró con el Ayuntamiento democrático y se afilió al PSC. En 2008 el Gobierno catalán le concedió la Creu de Sant Jordi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de noviembre de 2008