Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un promotor regaló al alcalde de Bigastro un coche de 60.000 euros por una permuta

El alcalde de Bigastro, el socialista José Joaquín Moya, fue agasajado con un coche, valorado en 60.000 euros, por un promotor beneficiado con una permuta. Esta operación urbanística, tasada por los técnicos municipales en 180.000 euros, está en el origen de la investigación de la Guardia Civil que ha acarreado el encarcelamiento del primer edil por cinco delitos, entre ellos malversación y cohecho. Moya, que presentó su dimisión al cargo el viernes horas antes de comparecer ante la juez, se plantea ahora retractarse.

La permuta la acordó el Ayuntamiento con el promotor José Pérez Moya. Éste también fue arrestado por los agentes. El Ayuntamiento permutó 1.500 metros cuadrados de suelo en el polígono industrial a cambio de un local comercial de dos plantas, en el centro del pueblo. El Ayuntamiento reintegró al empresario, mediante dos transferencias, la diferencia, 130.000 euros. "Los dos pagos están perfectamente documentados", señaló ayer el concejal de Urbanismo, Raúl Valerio. Además del precio, los agentes también sostienen que el suelo permutado era verde y no industrial. El equipo de gobierno mantiene la tesis contraria.

Moya se plantea ahora retractarse de su dimisión como alcalde

Fuentes de la investigación, han confirmado a este periódico que como consecuencia de esa operación el alcalde recibió un lujoso turismo. Moya, que rehuye la ostentación, cambió el coche por un utilitario y se embolsó la diferencia.

José Joaquín Moya fue arrestado el pasado martes, junto con el secretario de la corporación, el mencionado constructor, otro empresario y un ingeniero. Los cuatro últimos quedaron libres con cargos tras declarar ante la juez. Para Moya, la magistrada dictó prisión provisional. Sin embargo, el alcalde no ingresó en la cárcel de Fontcalent hasta la noche de ayer. El fin de semana ha estado en los calabozos de la policía de Orihuela. El retraso, según fuentes oficiales, obedece a "cuestiones burocráticas".

Antes de comparecer ante la juez, Moya mediante, la intermediación del secretario general de la Subdelegación del Gobierno, firmó un escrito con su renuncia al cargo y al acta de concejal. El funcionario trasladó ese mismo día el escrito ante el registro del Ayuntamiento. La alcaldesa en funciones, la socialista Inmaculada Martínez, aseguró ayer que pedirá un informe jurídico sobre la legalidad del escrito antes de convocar el pleno para la renuncia del alcalde. Para ello, el consistorio dispone de un plazo de 10 días. Entre tanto, Moya puede presentar otro escrito que deje sin efecto su primera dimisión.

Ayer, el Ayuntamiento de Bigastro, mediante una nota oficial, enfatizó: "José Joaquín Moya Esquiva sigue siendo oficialmente alcalde de Bigastro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de noviembre de 2008