Crítica:Crítica
i

Negación y búsqueda

Poesía. La recopilación en un volumen de los libros editados sucesivamente por un autor se nos muestra a menudo como un atadijo acumulativo que no conforma en rigor un libro nuevo. Otras veces, en cambio, la reunión se presenta como una integración cuya revelación de la totalidad no procede de la mera anexión de las partes. Es el caso de Esa polilla que delante de mí revolotea, compendio de la obra publicada por Olvido García Valdés (Santianes de Pravia, Asturias, 1950), quien ha reestructurado sus dos primeras entregas y ha añadido algunas composiciones inéditas y unas reflexiones sobre poesía. La entrada en este recinto provoca en el lector una conmoción fría, no atenuada por la familiaridad con la máquina de la retórica y con los temas sedimentados en la tradición literaria. Sorprenden en él la sustitución del razonamiento secuencial por los jirones de la lógica, las yuxtaposiciones nominales que renuncian a una explicación acomodada al saber estable, y un lenguaje que, entre el autotelismo y su condición instrumental, comparte su carga significativa con su propia materialidad suspendida en unas pocas palabras.

Esa polilla que delante de mí revolotea. Poesía reunida (1982-2008)

Olvido García Valdés

Prólogo de Eduardo Milán

Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores

Barcelona, 2008. 460 páginas. 25,50 euros

Es ésta, en fin, una poesía ejercitada en la desfamiliarización con el decir discursivo. La sincopación y eliminación de nexos, la suplantación del compás métrico por un ritmo respiratorio que se crea y se deshace en el verso, así como el repudio de cualquier efectismo expresivo trazan una línea de escrutación del mundo que se deslíe y termina olvidándose de las cuentas del collar argumental que debería ensartar.

Lejos de toda voluntad de demostración, estos versos destilan una actitud apaciguada y sutil, poseída por la realidad a partir de esa "distracción cuidadosa" a que se refiere la autora en una de las poéticas que cierran el libro: una disponibilidad pasiva que encuentra en la negación lo que no hallaría en la búsqueda. Mucho más que una "poesía completa", Esa polilla que delante de mí revolotea es un sistema unitario, desasido y desasistido, en cuyos entresijos habita una de las voces más limpias de la lírica contemporánea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 31 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50