Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Crisis financiera mundial

¿Y qué pasa con mis ahorros?

Seguro no hay nada, más allá de la muerte. El mundo financiero no es una excepción. Por eso nadie puede saber cómo estará un banco dentro de un mes, sobre todo a la velocidad a la que va esta crisis. No obstante, existe el compromiso de los gobiernos europeos de no dejar quebrar ninguna entidad y para ello cuentan con dinero y planes de emergencia.

Sin embargo, en el mundo financiero es importante llamar a las cosas por su nombre. La inyección de 10.000 millones que el grupo ING recibirá del Gobierno holandés no es para evitar que quiebre, Eso fue el caso del Royal Bank of Scotland, Fortis, Dexia, HBOS, Hypo Real Estate, etc. Esta medida busca que ING sea más fuerte. Es decir, se inyecta dinero en acciones, no en liquidez porque la entidad no está en una situación que le impida hacer frente a sus compromisos. De hecho, ING ganó 3.000 millones de euros en los nueve primeros meses del año (hasta junio había obtenido 3.460 millones) y tiene una calificación de riesgo como la del Santander y el BBVA. La ayuda pública provocará que ING fortalezca su capital después de que se haya visto afectado por las pérdidas cosechadas entre julio y septiembre.

- Si gana dinero ¿por qué necesita fondos públicos?

ING invierte en inmuebles y en otros activos financieros que se han devaluado con fuerza por la crisis. La contabilidad le obliga a provisionar estas caídas, lo que debilita su capital. Los ejecutivos holandeses han preferido atravesar la tormenta financiera con las bodegas de capital llenas (por lo que pueda pasar), y han aceptado el balón de oxígeno.

- ¿A quién afecta más esta operación?

En principio, las inyecciones de capital son una mala noticia para los accionistas porque ven cómo sus títulos se deprecian al llegar las nuevas acciones. Sin embargo, el Gobierno de Holanda dijo ayer que las acciones que adquiría procederían de una emisión especial que no cotizarán con el resto, para evitar esta dilución de valor. En lo que va de año, la cotización ha caído un 72%, en parte por el pánico generado en los últimos días.

- ¿Cómo repercute en los depositantes?

Para ellos, tanto los que tienen sus ahorros con el grupo ING como en la filial ING Direct, el banco ahora es más seguro porque es más fuerte, es decir, tiene más capital. Además, el Ejecutivo holandés ha unido su prestigio al del banco, con lo que todos estarán muy interesados en que no haya más noticias desagradables. De hecho, la Administración sentará a dos representantes en el consejo. Por otro lado, los depositantes cuentan con el seguro que supone el Fondo de Garantía de Depósitos, que en Holanda es como en España, de 100.000 euros por titular y entidad.

- ¿Es una buena noticia para la entidad?

Tener que aceptar subsidios de un Gobierno nunca es agradable para un banco. Es una medida que tiene un alto coste en reputación y que puede afectar al negocio de la clientela. De hecho, ING Direct España ha recibido muchas llamadas de sus clientes este fin de semana y, seguro, algunos retirarán sus ahorros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de octubre de 2008