Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Dinero & inversiones

La mitad de los inversores prevé más caídas en Bolsa

El índice de confianza de JPMorgan se hunde por la crisis

La crisis sin precedentes que viven los mercados financieros (y que todas las previsiones señalan que contagiará a la economía real en 2009) ha hundido la fe de los inversores, según los datos de la quinta oleada de la Encuesta de Confianza del Inversor de JPMorgan Asset Management que publica EL PAÍS.

Las Bolsas sufren correcciones superiores al 35% en lo que va de año. A pesar de este duro castigo, los datos de este trabajo, correspondientes al periodo comprendido entre julio y septiembre pasados, muestran que los inversores creen que aún quedan por purgar más excesos. De hecho, el 48% de los encuestados cree probable o muy probable que las Bolsas caigan en los próximos seis meses. Este dato supone un importante aumento de los pesimistas con respecto a la encuesta anterior, donde sólo el 35,3% auguraba retrocesos en la renta variable.

El 48,9% de los inversores busca no perder dinero antes que rentabilidad

Un tercio de los encuestados no comprará ningún producto financiero

El miedo entre los inversores ha hecho que el índice de confianza elaborado por la gestora estadounidense entre por primera vez en terreno negativo (-3,49%), frente al 0,07% que marcó en el trimestre anterior. Para el cálculo de este indicador se emplea el porcentaje de respuestas a las expectativas de los inversores sobre la evolución de los mercados en los próximos seis meses, aplicándose a sus contestaciones diferentes factores de ponderación. Si el índice se situara en el 20%, querría decir que todos los entrevistados habrían respondido que es muy probable que la Bolsa suba; en cambio, si el total de los encuestados respondiera que ven muy probable que la renta variable caiga, el indicador se hundiría al -20%.

En este contexto de tanta incertidumbre los inversores lo tienen claro, quieren preservar su capital. A la pregunta de qué se valora más a la hora de invertir, el 48,9% reconoce que lo que busca es "no perder dinero" (en la oleada anterior este grupo representaba el 42,5%), el 30,2% dice que lo que busca es menos rentabilidad a cambio de cierta seguridad, y sólo el 21% asegura que quiere "máxima rentabilidad" (hace un año esta respuesta suponía el 31,9% del total).

En poco más de un mes ha quebrado Merrill Lynch, la Reserva Federal ha rescatado con un crédito in extremis a AIG, tanto el Tesoro de EE UU como el Gobierno del Reino Unido han nacionalizado parte de su sistema bancario y los bancos centrales han tomado medidas coordinadas para facilitar liquidez al sistema. Ante semejante escenario, los inversores se encuentran desorientados acerca de qué hacer con su dinero. El 31,3% de los ahorradores españoles no invertirá en ningún producto financiero en los próximos seis meses y los que sí lo harán se decantan por productos de claro perfil conservador, como los depósitos y las cuentas remuneradas (45,3%) y los planes o fondos de pensiones (13,7%). Los osados que aseguran que en el próximo semestre invertirán en renta variable apenas supone el 1,8% del total.

Entre los pocos inversores que sí confían en el potencial de la renta variable, la Bolsa española pierde adeptos. Sólo el 22,4% de los encuestados cree que el Ibex 35 será el índice que experimente la mayor subida en los próximos seis meses, mientras en la oleada anterior el mercado local acaparaba las preferencias del 32,9%. En cambio, el grupo que cree que serán las acciones de las compañías estadounidenses las que encabecen la subida el próximo semestre sube de forma considerable, lo que los expertos de JPMorgan atribuyen a que su economía se encuentra en una fase más adelantada del ciclo y será la primera que salga de la recesión.

Los tipos de interés y el Euríbor se afianzan como los factores que más influyen en el ánimo de los españoles a la hora de tomar sus decisiones de inversión, seguidos de la crisis económica, el incremento de los precios y la evolución de la Bolsa. La situación del mercado inmobiliario ha pasado de ser el aspecto que más condicionaba las estrategias del 14,3% de los encuestados en la oleada previa a ser el tema clave para sólo el 4,8%.

Rebotes en un mercado bajista

"La situación del mercado es más irracional que nunca y lo más importante es transmitir un mensaje de calma". Manuel Arroyo, director de inversiones de JPMorgan Asset Management, cree que a corto plazo podremos ver rebotes en las Bolsas motivados sobre todo por una cuestión técnica. "A medida que los planes de rescate vayan cuajando, muchos gestores con estrategias bajistas tendrán que cerrar posiciones cortas". En su opinión estos rebotes no deben cegar a los inversores porque la situación de fondo aún es bajista. "Esperaríamos a tener mayor visibilidad acerca del efecto de las medidas de los Gobiernos y de la recuperación económica para incrementar el peso de la renta variable". Arroyo señala que por valoración la Bolsa sigue siendo el activo más barato, aunque advierte que el contexto económico es muy incierto (con una previsión de recesión global en 2009 que puede alargarse entre uno y dos años). "Preferimos ser cautos y aprovechar los posibles rebotes para tomar posiciones en renta variable, pero sólo desde el punto de vista táctico. Los movimientos exagerados como los que hemos visto en las últimas semanas generan oportunidades".

A la hora de buscar oportunidades desde un punto de vista geográfico, el experto de JPMorgan considera que las mejores alternativas se concentran en la Bolsa estadounidense. "Por valoración es la que cotiza a mejores precios. Además, será la economía que probablemente antes salga de la recesión".

En un mercado con tantas incertidumbres, Arroyo aconseja buscar alternativas para diversificar la cartera de inversión. "Una alternativa son los fondos de rentabilidad absoluta que buscan ganar con independencia de la tendencia del mercado". -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de octubre de 2008

Más información