El lento fin del mercado de La Cebada

El polideportivo que alberga, el único del distrito Centro, lleva cerrado dos meses

Cuando una delegación del COI viaje a Madrid el próximo mayo para evaluar la ciudad, es probable que el Ayuntamiento no les lleve a ver dónde practican deporte los vecinos de Centro. No lo harán porque no hay adonde. El único polideportivo de ese distrito, el de La Cebada, que da servicio a 150.000 vecinos, lleva cerrado desde el 1 de agosto, supuestamente porque iban a empezar las obras de demolición y construcción de un nuevo centro deportivo y de un mercado. Pero los recortes presupuestarios aplicados por el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón han aplazado el proyecto sin fecha.

El Ayuntamiento estudia renunciar a la reforma del centro comercial

Más información

El viejo mercado, un erial que funciona hoy al 50% de su capacidad (200 puestos), deberá continuar aguantando las embestidas del tiempo con lo puesto. El proyecto que el Ayuntamiento presentó para la reforma en mayo de 2007, dentro del plan de reconversión de los mercados municipales (ya se han remodelado cinco instalaciones), dibujaba un escenario moderno y competitivo. Un nuevo aparcamiento, un polideportivo renovado y un mercado mixto que combina un centro comercial y los puestos tradicionales.

"Tenemos que hablar con Urbanismo y buscar una fórmula de financiación para el proyecto. Tal y como está planteado, quedaría aplazado", explicó hace dos semanas a este periódico el concejal de Hacienda, Juan Bravo. Según el concejal de Hacienda hay tres posibilidades: "No hacer nada y que se quede como está; modificar el proyecto para que sea viable; o hacer el polideportivo solamente y renunciar al resto [remodelación del mercado] para la legislatura".

La Concejalía de Urbanismo tiene que proponer alguna modificación. Pero por ahora no se dan por aludidos. "En este momento se están ultimando aspectos técnicos y de tramitación, pero no se ha paralizado el proyecto", explican. Según una portavoz, las obras siguen adelante, pero matiza que "podrían comenzar en 2009", y no en 2008, como se dijo al presentarse el plan.

La obra tenía que comenzar en septiembre con la demolición de la parte del polideportivo, donde ahora se ubicaría el nuevo mercado. Una vez terminada esa fase, los tenderos se mudarían a la zona nueva y se derribaría el viejo mercado, donde se construiría el nuevo centro deportivo. Además, se construirán más aparcamientos para residentes y usuarios de las instalaciones.

Para los tenderos del mercado la situación no es tan desastrosa como para los usuarios del polideportivo o para las floristerías que fueron desalojadas de los bajos del edificio. "Nosotros, a esperar. Aquí seguimos vendiendo y de momento no nos afecta", explica el dueño de una de las fruterías de la planta baja del edificio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50