Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | La respuesta de los países

El FMI augura un desplome del 20% si no hay ayudas

Las Bolsas cayeron un 20% en la peor semana que se recuerda. Y pueden hundirse otro 20% más si la avalancha de propuestas de los Gobiernos no se convierte pronto en una transfusión efectiva de dinero público al sistema financiero. Ése es el último vaticinio del economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, el mismo que sacudió al mundo esta semana al asegurar que la recesión global es ahora una posibilidad.

"En el peor escenario, los Gobiernos aún tardarían semanas en dar con medidas eficaces ante la crisis, y las Bolsas podrían caer otro 20%", aseguró Blanchard en una entrevista con el diario italiano Corriere della Sera.

"El sistema financiero está a borde del colapso", según Strauss-Kahn

Los bancos necesitan 630.000 millones en cinco años, dice el Fondo

El Fondo Monetario Internacional, que celebra estos días su asamblea anual en Washington, aboga por una intervención pública más radical, que tenga en la nacionalización parcial de bancos su eje fundamental.

"Las medidas adoptadas hasta ahora han fracasado en su objetivo de estabilizar los mercados y reconstruir la confianza", aseguró el director gerente del organismo, Dominique Strauss Kahn, en su intervención ante el comité ejecutivo del Fondo.

Strauss Kahn cree que los recortes de tipos, la ampliación de las garantías de los depósitos o la idea estadounidense de adquirir activos tóxicos de los bancos en problemas se quedan cortos. Y, en contra de lo que han sido las recetas del propio fondo con los países emergentes, apuesta por la participación publica en los bancos como el atajo más corto para inyectar capital en el sistema. Una medida ya asumida por Reino Unido y que ahora Estados Unidos y Alemania se aprestan a desarrollar.

El FMI calcula que los bancos sólo han podido captar unos 430.000 millones de euros en el último año, cuando las depreciaciones de títulos basados en hipotecas basura y otros derivados que han tenido que hacer suman ya más de 600.000 millones. El Fondo cree que los principales bancos del mundo necesitarán captar al menos 630.000 millones de euros en los próximos cinco años. Y que, visto como está el mercado, la única fuente segura de capital son los fondos públicos.

La dureza de la crisis también ha resucitado las voces que claman por dar más competencias a los organismos multilaterales y poner así la primera piedra de una nueva arquitectura de regulación pública global de mercados que hace tiempo que lo son. El ministro de Asuntos Exteriores alemán Frank-Walter Steinmeier abogó por la creación de un "nuevo mecanismo global de control financiero en el seno del Fondo Monetario Internacional". Por su parte, el ministro de Finanzas de Japón, Shoichi Nakagawa, apostó por hacer una ampliación de los recursos del organismo y rebajar las condiciones de sus préstamos. Ahora, la capacidad de crédito del FMI se sitúa en 170.000 millones de euros, menos de una tercera parte del plan de rescate para el sector financiero de EE UU.

Pero la resistencia del Gobierno estadounidense, el primer accionista del Fondo, parece condenar al fracaso cualquier intento en esa dirección. "Está bien que el FMI revise su papel como prestamista internacional, pero debe seguir teniendo en cuenta cuál es su misión básica

[la asistencia financiera a países con problemas de desequilibrio en las balanzas comerciales] y resistir la búsqueda de caminos creativos para aumentar su capacidad de credito", aseguró el secretario del Tesoro, Henry Paulson, ante el mismo comité. "Somos escépticos ante cualquier propuesta que suponga aumentar el nivel de préstamo", insistió el alto cargo estadounidense.

Paulson sí apoyo la puesta en marcha del mecanismo de emergencia que agiliza la concesión de préstamos a países de renta media. Islandia, que ha tenido que intervenir a sus tres principales bancos y tiene serios problemas para sostener la cotización de su moneda, es el primer candidato a ensayar esta vía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de octubre de 2008