Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia se retira del interior de Georgia

El Kremlin mantendrá tropas en las separatistas Osetia del Sur y Abjazia

Las tropas rusas abandonaron ayer la zona de seguridad en torno a Osetia del Sur y Abjazia para ultimar la retirada total de aquel territorio georgiano antes de la medianoche, es decir, dos días antes del 10 de octubre, fecha en la que concluía el plazo establecido en el acuerdo gestionado el 8 de septiembre por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que también lo es de la Unión Europea hasta finales de año.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, anunció esta retirada anticipada en una conferencia internacional en Evian (Francia), donde abogó de nuevo por la creación de una arquitectura de seguridad europea y de otro sistema financiero mundial.

Medvédev aboga por una nueva arquitectura de seguridad europea

Más de 200 observadores de la UE han comenzado a patrullar las zonas de seguridad adyacentes a las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjazia, en las que también ha sido desplegada la policía georgiana en sustitución de los soldados rusos que tomaron posiciones en agosto tras el conflicto que estalló cuando Tbilisi trató de integrar por la fuerza Osetia del Sur y fue rechazada por las tropas rusas.

El general Marat Kulajmétov confirmó ayer que todos los puestos de control en territorio de Georgia habían sido transferidos a representantes de ese país en presencia de los observadores europeos. Los soldados rusos se retiraron a Osetia del Sur y Abjazia, reconocidas por Rusia como países independientes.

Moscú considera a los observadores de la UE como garantes de que Tbilisi no recurrirá de nuevo a la fuerza contra los separatistas, pero se opone a que los europeos extiendan su actividad a las zonas secesionistas. Aparte de Nicaragua, ningún otro país ha secundado a Rusia en el reconocimiento de la independencia, ni siquiera los aliados más próximos de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), como Bielorrusia.

Desde el 17 de septiembre, las tropas rusas, que antes formaban parte de un contingente pacificador con mandato internacional, permanecen en Osetia del Sur y Abjazia en virtud de sendos acuerdos de amistad, cooperación y ayuda mutua que prevén la ulterior firma de tratados de defensa, estacionamiento de tropas y apertura de bases.

El alto representante de la Política Exterior y de Seguridad europea, Javier Solana, expresó su satisfacción por la dinámica de los acontecimientos y por el anuncio de Medvédev. Hans Jörg Haber, el jefe de la misión de observadores de la UE en Georgia, confirmó que la retirada rusa se estaba llevando a cabo y que existía una cooperación constructiva de los mandos militares.

El presidente Sarkozy indicó su disposición a que "todas las partes afectadas" estuvieran presentes en las negociaciones que se iniciarán en Ginebra el 15 de octubre para abordar el problema de Osetia del Sur y Abjazia.

Rusia se había negado a participar en este evento si no eran invitados a él los representantes de Tsjinvali y Sujumi. Medios diplomáticos europeos señalan que los abjazos y surosetios estarán en los grupos de trabajo, pero no en la plenaria, sin que su presencia sea vinculada a una identificación geográfica.

Sarkozy ha brindado a Medvédev la oportunidad de explicar con más detalle sus ideas sobre la arquitectura de seguridad en el continente, al proponer la celebración de una cumbre de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en 2009, durante la presidencia griega. A Rusia le hubiera gustado que la cumbre se celebrara en 2010, cuando la OSCE será presidida por Kazajistán, su aliado centroasiático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de octubre de 2008