Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Debate del estado de la autonomía

ANXO QUINTANA. El BNG aboga por retomar ya la negociación del Estatuto

Como hizo Touriño, el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, invitó al PP a volver al consenso en materia lingüística y de reforma del Estatuto. Con una diferencia: en el caso del nuevo Estatuto, Quintana aboga por retomar ya las negociaciones en el mismo punto en que se dejaron cuando las "posiciones ultramontanas" del PP impidieron llegar a un acuerdo. Las bases de ese pacto deben ser, según el líder del BNG, un modelo de financiación propio y singular para Galicia, convertir en ley el compromiso de 2012 para las grandes infraestructuras e incorporar por ley el complemento autonómico de las pensiones, el salario da liberdade y la jornada de 40 horas. También, "que reconozca el carácter nacional de Galicia, al mismo nivel que Euskadi y Cataluña". "Sin condiciones ni vetos por parte de nadie", advirtió.

En cuanto al gallego, Quintana, que dedicó buena parte de su discurso a cargar contra la oposición, acusó al PP de "promover una especie de racismo lingüístico que no conduce a nada". "Deje de inventar un problema donde no lo hay, señor Feijóo, dejen de hacer el ridículo", le aconsejó. Tampoco ahorró criticas contra los populares al referirse al concurso eólico, otro de los ejes fundamentales de su discurso. La Consellería de Industria y el Gobierno gallego "hacen historia", porque por primera vez "los gallegos asisten en tiempo real y en directo a un concurso público transparente, abierto y regido únicamente por los intereses del país". "Ustedes secuestraron el viento", acusó al PP; "se lo quitaron a los gallegos para dárselo a unos pocos, y nosotros se lo estamos devolviendo".

Aunque se detuvo especialmente en las gestionadas por el BNG, Quintana repasó también los logros de varias consellerías del PSOE, especialmente la de Educación, e hizo un alegato en defensa de la unidad del Gobierno bipartito. "Los ciudadanos gallegos saben de las diferencias y de las afinidades ideológicas y políticas entre las fuerzas que sostienen el Gobierno, pero además saben que la acción en la Xunta se funda en un pacto de gobierno, en un programa de acción del que estamos dando cuenta y que se está cumpliendo en sus aspectos sustanciales", afirmó.

Quintana hizo alarde del grado de aplicación de la Ley de Dependencia, que compete a su departamento, pero reconoció que se está "evidenciando la existencia de la fragilidad financiera que la sostiene". Ante ello, propuso a los grupos formular un nuevo modelo de financiación de la ley que no sirva sólo para Galicia, sino para el conjunto de autonomías, basado en la estabilidad, suficiencia, respeto de competencias, globalidad y determinación de los recursos que se distribuirán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 2008