El Arriaga presenta el humor como remedio a la mentira

Galiardo y Kiti Mánver interpretan a un ex matrimonio en 'Humo'

"El Arriaga es uno de los diez mejores teatros de Europa, es un templo de la escena. Llegar aquí para representarla es ya de por sí un premio para la obra. Apuesto mi propio dinero a que estas serán las tres mejores representaciones". El actor Juan Luis Galiardo no suele escatimar en superlativos. Ayer, fiel a su estilo, puso por los cielos Humo, la obra que coprotagoniza junto a Kiti Mánver entre mañana y el próximo viernes en el teatro vizcaíno.

El texto de Juan Carlos Rubio, ganador del premio SGAE 2005, habla en clave de humor sobre la mentira, el engaño y las falsas apariencias de las que se recubren las personas para no confesar sus adicciones, metáforas de la debilidad. El protagonista Luis Balmes (Juan Luis Galiardo) lleva casi dos décadas viajando por el mundo, ganándose la vida ayudando a la gente a dejar el tabaco. Su famosa terapia le lleva hasta Málaga, donde se reencuentra años después con su ex esposa (Kity Mánver), una periodista llamada Ana.

Al reencontrarse, él le confiesa que ha vuelto a fumar. A partir de allí se irá tejiendo un diálogo de mentiras y verdades que les permitirá analizar qué pasó entre ellos, como se separaron a pesar de su amor mutuo, de cómo la vida tiraba de un brazo mientras ellos iban soltándose el otro, hasta que sus senderos se bifurcaron hasta tal punto que el adiós se hizo inevitable. Bernabé Rico y Gemma Giménez completan el reparto de Humo. El montaje, estrenado en 2005, vive ahora una segunda juventud con esta gira que comenzó el pasado mes de septiembre en Palencia y cuya siguiente parada después de las tres funciones en Bilbao será Málaga.

Después de más de 100 películas y 15 montajes teatrales, Galiardo ha llegado a la conclusión de que el mejor método para reforzar la complicidad con sus coprotagonistas femeninas es acostarse con ellas. "Y claro, a Kiti se lo ofrecí también. Lo planteo casi como un acto deportivo", bromeó sin aclarar qué de verdad había en su comentario. Su compañera de reparto optó por no mezclar placer y trabajo. "Es difícil encontrar alguien de 68 años con esa energía, subir al escenario con él da tranquilidad", añadió sobre su compañero de reparto.

No faltaron los elogios de Galiardo al público de Bilbao: "Es uno de los más entendidos de España".

También hubo alusiones a la crisis y al papel del teatro en momentos difíciles, despojado de pretenciones: "No somos un bien de primera necesidad, somos entretenedores", sentenció el actor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de octubre de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50