Uno de cada tres menores infractores tiene menos de 14 años

En 2007, las agresiones de adolescentes en la familia crecieron un 21%

Uno de cada tres menores que cometió una infracción en 2007 tenía menos de 14 años. Y esa cifra ha crecido un 33,69% respecto al balance de 2006. Así lo recoge la Memoria de la Fiscalía de Menores que ayer presentaron Teresa Gisbert, fiscal jefe provincial de Valencia, y Gema García, responsable del área desde el pasado febrero. De los 13.179 expedientes abiertos por la sección de menores de Valencia en 2007 -un 18% más que el año anterior-, 4.527 correspondieron a infracciones cometidas por menores de 14 años.

Como están exentos de responsabilidad penal, fueron cerrados y no se actuó, excepto en los casos en los que apareciera, además, una situación de desprotección para el menor, pero en ningún caso para sancionar la infracción penal. 600 expedientes de robos tuvieron implicados a menores de 14 años, frente a 526 en la franja de 14 a 16 años y 344 en la que cubre de los 16 años a los 18 años. 861 expedientes implicaron en hurtos a menores de 14 años, 834 a menores de entre 14 y 15 años y 603 a menores de entre 16 y 17. El bloque de mayor actividad es el que sitúa a los menores por debajo de los 15 años, un 72% de los menores infractores atendidos.

Teresa Gisbert defendió, tras exponer el balance, la rebaja de la edad penal a los doce años. La fiscal jefe provincial, al igual que García, opinó que se está "perdiendo una ocasión de intervenir con menores de 14 años". "Aunque en el 60% de los casos se archivara, tendríamos una oportunidad de actuar", añadió.

Entre los problemas que más preocupan a la fiscalía está la violencia de hijos a padres. En 2007, fueron 502 los expedientes abiertos por este tipo de infracciones, 98 de ellos a menores de 14 años. En 2006, la cifra fue de 392, de los que 54 correspondieron a menores de 14 años.

Un común denominador en las infracciones de los menores es el absentismo escolar. Por ello, Gisbert considera que la lucha contra ese fenómeno es clave para reducir la delincuencia y lo considera prevención.

Exigencias a la Administración

Teresa Gisbert, fiscal jefe provincial, defiende que se rebaje la edad penal para intervenir con los menores de 14 años, pero afirma que "no todo es la ley". Según ella, "se está fallando mucho en prevención porque no se dispone de los recursos necesarios para menores con trastornos de personalidad y conducta", menores que "jamás deberían haber acabado en la Fiscalía".

Gisbert considera que las consejerías de Sanidad, de Bienestar Social y de Educación deberían disponer de plazas suficientes en los centros especializados, de educadores y de psicólogos para tratar a los niños cuando se detecta el problema "con tres o cuatro años". La fiscal jefe provincial entiende que "hace falta una mayor inversión por su propia educación".

Que la Fiscalía de Menores tenga cada vez más expedientes se explica, en parte, porque, tal como dice Gisbert, "los padres están desesperados y en numerosas ocasiones vienen para pedir ayuda, para exponerte su problema o para llorar". Gisbert le pide a la Administración, además, que se preocupe por el libre acceso a Internet de los menores. "Una herramienta extraordinaria es utilizada en ocasiones de la forma más perversa y dañina porque el acceso es libre", afirma.

Y, a través de una comunicación a la Fiscalía General, alerta de la posible vulneración de derechos de un menor con el uso de un kit de la prueba de paternidad disponible en farmacias, que no tiene validez legal, pero que puede alterar unilateralmente medidas adoptadas en una separación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de octubre de 2008.