Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:HEDGE FUNDS | fondos

Atar en corto

El último brote de la crisis financiera ha dado indirectamente de lleno en una de las estrategias de los hedge funds que mejores resultados estaba proporcionando este año: la conocida en inglés como dedicated short bias o, lo que viene a ser lo mismo, una estrategia consistente en hacer ventas sin tener los títulos que se venden, pero que se toman prestados para poder entregarlos al comprador (también se las suele llamar "ventas en corto o en descubierto"). Cuando los títulos con los que se opera de esa forma están cayendo de precio, el inversor que los ha vendido puede recomprarlos a un precio inferior al que realizó la venta y embolsarse un beneficio. De esta operativa, a su vez, hay dos variantes: ejecutar las ventas cuando ya se ha tomado el préstamo de valores o hacerlo sin esperar a tenerlos.

Los gestores se quejan que las restricciones sobre las ventas en corto recortarán la liquidez del mercado

En los últimos meses este tipo de operativa (sobre todo en su segunda variante) ha estado en el punto de mira de los supervisores bursátiles de muchos países, en su intento por frenar la caída de los mercados: en Estados Unidos y el Reino Unido, por ejemplo, han hecho públicas sendas listas de valores financieros sobre los que está prohibido realizarla. En España, la CNMV ha recordado esta semana a los miembros del mercado que están prohibidas las "ventas en corto descubiertas" y que deben vigilar para que sus clientes no las hagan. También ha obligado a que quien tenga posiciones cortas sobre acciones (pensando sobre todo en los bancos) o cuotas participativas que excedan de un determinado umbral (0,25% del capital) las hagan públicas. De entre todas, una de las medidas más llamativas es la puesta en marcha por las autoridades chinas (cuya Bolsa ha llegado a caer un 70%) consistente en eliminar un impuesto (del timbre, también conocido en España en otra época) para las compras pero no para las ventas.

Todo son obstáculos, pues, para los hedge funds que basan su estrategia en las ventas en corto (aunque no se les ha prohibido, al menos en Estados Unidos, que mantengan las posiciones cortas que se iniciaran antes de la fecha de la prohibición). Los gestores de fondos de inversión libre se quejan, como es natural, de la prohibición poniendo de relieve el efecto negativo que, según ellos, todo esto tendrá sobre la liquidez del mercado; es decir, sobre la capacidad de comprar y vender valores sin alterar mucho sus precios.

Si embargo, como decía Georges Pompidou, "donde hay una voluntad hay un camino", camino que, por otra parte, en este caso no era muy complicado de encontrar: quienes quieren vender en corto, por ejemplo, acciones de un valor incluido en un índice de Bolsa (pongamos el Ibex 35) lo que estarán ya haciendo es vender futuros financieros sobre el índice y comprar a la vez los valores de éste contra los que no se quiere especular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de septiembre de 2008