Crisis financiera mundial | El debate en el Capitolio

Los demócratas exigen límites en las retribuciones de los ejecutivos

La propuesta incluye cambiar activos infectados por acciones

La Casa Blanca puso ayer toda su maquinaria a funcionar para conseguir el apoyo de los demócratas a su plan de medidas de rescate valorado en 700.000 millones de dólares (480.000 millones de euros). Pero no será fácil. El propio presidente, George Bush, reclamó a los representantes políticos que no incluyan variaciones en el borrador del sábado, de apenas tres folios, ya que cualquier cambio "podría minar su efectividad".

Más información
El gran rescate americano
Las bolsas suspenden el plan de rescate de Washington

Sin embargo, los demócratas no piensan quedarse callados. En el Senado han respondido al plan millonario de Henry Paulson, Secretario del Tesoro, con el suyo propio. El presidente de la Comisión de Bancos del Senado, Christopher Dodd, ha desarrollado una lista de exigencias. El bautizado como Plan Dodd incluye dos premisas claras: las empresas que quieran acogerse al rescate deberán limitar las retribuciones e indemnizaciones a sus directivos "para evitar incentivos a ejecutivos que corrieron riesgos excesivos". Además, el Tesoro no podrá adquirir activos problemáticos infectados por la crisis, a menos que "reciba un paquete de acciones de esa institución financiera con un valor equivalente". Intentarán también ampliar las ayudas más allá de Wall Street.

Otro de los flancos que los demócratas quieren cubrir es el de limitar los poderes prácticamente plenipotenciarios que se arroga Henry Paulson. Piden la creación de una oficina federal de supervisión y estabilidad, que estaría integrada por representantes de las agencias de regulación financiera y del Congreso.

El tiempo apremia: las elecciones presidenciales son dentro de seis semanas y el Capitolio cerrará sus puertas en breve. Y no sólo a Bush le urge llegar a un acuerdo. La Bolsa también reclama estabilidad. El Dow Jones cayó ayer un 3,28% ante los temores de que el pacto se resista y el dólar se debilitó cerca del 2,30% (cada euro valía 1,48 billetes verdes), ante la perspectiva de un mayor déficit. El petróleo Texas registró una subida récord del 15,7% hasta 120,92 dólares.

El resto de países del G-7 (Alemania, Japón, Italia, Francia, Reino Unido y Canadá) dieron una "fuerte bienvenida" a las medidas "extraordinarias" de EE UU, pero señalaron que ninguno más prepara acciones similares.

El senador demócrata Christopher Dodd.
El senador demócrata Christopher Dodd.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS