Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prohibida en España desde 2004

Desde enero del 2004, la venta de Salvia divinorum está prohibida en España. Junto con otros 197 productos vegetales, forma parte del listado de plantas medicinales que por razón de toxicidad la Agencia Española del Medicamento prohíbe o restringe su venta al público en una orden de enero del 2004. Para algunas plantas la ley sólo veta la comercialización de la raíz, las semillas o el fruto. En el caso de la salvia, está prohibida la comercialización de la planta entera por considerar que todas sus partes son tóxicas. Hasta ese momento se adquiría en herbolarios.

En Holanda, en cambio, es legal y se ha convertido en uno de los productos psicoactivos más solicitados por los consumidores de las "ecodrogas". En las tiendas la presentan como "la alternativa inteligente" aunque cambios bruscos observados en la actitud del cliente aconsejarían un cierto control. Esta hierba no tiene problemas de consumo en Australia, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Estonia. Italia y Suecia. En el Reino Unido el debate sobre sus efectos sigue abierto.

Medio gramo de Salvia divinorum cuesta alrededor de 30 euros (a partir de 15 euros, en algunas tiendas). Dicha cantidad está lista para ser fumada, generalmente en pipas de agua, y puede compartirse entre varias personas. La potencia del extracto de la hierba, que previamente ha sido secada, está marcada con la letra X. Así, hay paquetitos de 5X, 15X, 20X, lógicamente con efectos mayores a medida que aumenta su concentración.

Como el consumo de la planta puede producir visiones, tanto en las tiendas como en los puntos de venta de Internet se aconseja prudencia. Se advierte, por ejemplo, que debe evitarse mezclarla con alcohol. O, en el caso de uso a domicilio, es mejor que las ventanas estén cerradas. También resulta útil que haya alguien sobrio y dispuesto a ayudar en las cercanías, por si acaso. Al igual que se ha aconsejado siempre ante el consumo de LSD. El ácido lisérgico es precisamente la única sustancia que supera en la intensidad de sus efectos a la Salvia divinorum, con la ventaja para esta última de que no ha sido manipulada en laboratorio alguno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de septiembre de 2008