Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fernando de Rosa

El juez que afilió a Camps al PP

Muchos años antes de ser presidente de la Generalitat, cuando Francisco Camps se afilió al PP, fue Fernando de Rosa (49 años) el que le entregó las llaves de la sede del partido. Este juez de carrera vinculado al PP desde que se llamaba AP, casado y con un hijo, entró en el Gobierno valenciano en 2003 como secretario de Justicia y ascendió a consejero cuatro años después.

Ingresó en la judicatura en 1984 tras años de preparación con Juan Luis de la Rúa, presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana y uno de los jueces más conservadores. Empezó como juez de distrito y en 1998 fue elegido decano de los jueces de Valencia.

Apuesta por la rebaja de la edad penal a los 12 años, no comparte la idoneidad de los cursos para maltratadores, ha extendido las oficinas de ayuda a las víctimas del delito y es un convencido de la educación como solución a la delincuencia juvenil.

Como consejero atacó a Ricard Cabedo, fiscal jefe de Valencia al que el PP quería someter a una comisión ante lo que consideraban una persecución injusta contra alcaldes por delitos relacionados con el ladrillo. Llegó a arrojar sobre él la sospecha de parcialidad por su matrimonio con la diputada socialista Juana Serna, razón suficiente para que no ocupara el cargo. Ahora tendrá que demostrar su espíritu de diálogo con Gabriela Bravo, fiscal elegida vocal a la que hace meses no reconoció como interlocutora por ser presidenta de la Unión Progresista de Fiscales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de septiembre de 2008