Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación de la tragedia de Barajas

La dimisión del piloto de la comisión retrasa el informe del MD-82

La crisis en el equipo de investigación del accidente amenaza los trabajos

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) está a punto de quedarse sin ningún representante de los grupos profesionales tras la dimisión ayer del vocal de la Asociación de Pilotos Civiles Comerciales (APCC), Valentín Villaroel.

Fomento rechaza esta renuncia hasta que los pilotos no nombren sustituto

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) está a punto de quedarse sin ningún representante de los grupos profesionales tras la dimisión ayer del vocal de la Asociación de Pilotos Civiles Comerciales (APCC), Valentín Villaroel. El representante de la Asociación de Ingenieros Aeronáuticos, José Luis Tejo, explicó ayer que se plantea también la renuncia por los mismos motivos que su colega: la "inadmisible" filtración a la prensa del borrador del informe preliminar del accidente del MD-82 de Spanair, que en principio iba a aprobar hoy el pleno de la comisión.

La comisión está formada por el presidente, vicepresidente y secretario y siete vocales, tres de ellos jubilados de las asociaciones profesionales de pilotos, ingenieros y controladores. Los otros cuatro vocales representan a organismos del Estado.

Villaroel, el representante de los pilotos, que no había confirmado su dimisión el miércoles, explicó ayer que prefirió informar antes de su decisión, por carta, a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, para que "no se enterase por los periódicos" como le ocurrió a él con el borrador del informe. El piloto sostiene que tanto la APCC como el Colegio de Pilotos y el sindicato Sepla le han dejado "libertad" para tomar su decisión. Villaroel considera que "en conciencia" y por "ética profesional" debe renunciar, ya que la filtración del borrador le parece "motivo suficiente". El ingeniero Tejo, por su parte, espera a la reunión de la CIAIAC, que prevé "muy violenta", para tomar una decisión sobre su continuidad.

Por su parte, la ministra respondió con otra carta en la que rechazaba la dimisión de Villaroel "en tanto que la APCC no realice una propuesta aceptable para sustituirle". Fomento, por tanto, continúa considerando a Villarroel oficialmente miembro de la comisión. En la misma carta, la ministra Álvarez asegura al piloto que "jamás" ha interferido en la CIAIAC, y le informa de que Fomento ha enviado a la comisión alegaciones al borrador de informe sobre el accidente, manifestando "discrepancias".

El PP pidió al Ministerio de Fomento "la disolución inmediata" de la comisión por su falta de credibilidad y pidió que la investigación parta de cero.

Spanair, también muy molesta con la filtración, envió ayer una carta a sus empleados en la que explica que ha presentado aclaraciones y correcciones al texto en los puntos que "no están completamente documentados o en áreas donde las conclusiones o suposiciones no están basadas en hechos objetivos y demostrables". La compañía reitera su compromiso con la seguridad y anuncia que tomará "medidas más severas", que no especifica, para evitar que sea cuestionada, una vez que se publique el informe preliminar.

El juez que investiga el caso, Juan Javier Pérez, también enojado por la publicación, según fuentes jurídicas, ordenó ayer a la policía judicial que investigue la publicación del informe, en teoría confidencial. Y dictó una providencia en la que pide a la aerolínea que detalle el peso que llevaba el avión, entre pasajeros, carga y combustible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de septiembre de 2008