Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:INICIATIVAS

Presto, cambio, doy

La crisis económica y el reciclaje ponen en boga las páginas de intercambio y regalo de objetos

Llévate lo que quieras y ofrece lo que no uses. Con este lema el colectivo madrileño Basurama ha inaugurado una nueva plataforma en Internet, para promover la donación libre de todo tipo de objetos útiles (libros, muebles, ropa, etcétera) tanto en el espacio físico como en su página en Internet.

El proyecto ha sido bautizado como Spermöla!, una libre traducción del término alemán spermüll, que define los encuentros, organizados por los ayuntamientos del norte de Europa, para facilitar el intercambio entre los vecinos de objetos usados.

"Creemos que es un proyecto innovador con una importante dimensión social y nos gustaría que la gente fuera consciente de las cosas que se pueden lograr a través de las redes vecinales", asegura Juan López-Aranguren, uno de los ocho miembros de Basurama. Para lanzar el proyecto, el colectivo ha organizado una serie de "safaris basura nocturnos" en busca de todo tipo de trastos, que el día siguiente son limpiados y restaurados, en definitiva, preparados para la nueva vida que les espera a través de Spermöla.

La iniciativa es una más de las que brotan de intercambio y regalo de muebles y otros objetos. La crisis económica, los emigrantes y la idea del reciclaje están poniendo en boga estos servicios en Internet.

La página de Basurama, además de compartir información sobre los objetos para reciclar, ofrece varias indicaciones útiles como mercadillos de trueque, tiendas gratuitas y calendarios de recogida de muebles y otros enseres.

Basurama es un colectivo, nacido en la Escuela de Arquitectura de Madrid, centrado en el análisis de los procesos productivos, que explota las posibilidades creativas de la generación de desechos y plantea interrogantes sobre nuestra forma de explotar los recursos.

"Cada contenedor es un mundo. Queremos dar utilidad a los residuos, para que las cosas se aprecien por su valor de uso, y no por su valor de cambio", afirman.

Preocupados con el incremento de los desechos tecnológicos y convencidos de sus posibilidades creativas también han lanzado Obsoletos, un proyecto de investigación y difusión de sistemas creativos de transformación de residuos tecnológicos, como aparatos electrónicos, ordenadores, periféricos y cintas magnéticas.

Además, con la ayuda de una financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo, el pasado agosto han puesto en marcha RUS -Residuos Urbanos Sólidos- Import/Export, un proyecto de arte público centrado en el trabajo con los desechos en Iberoamérica. Los RUS son eventos por ciudades que culminan con una acción en un espacio público degradado.

Hasta mañana, Basurama está en México DF desarrollando una acción con los carritos de los recogedores informales de basura (pepenadores), para valorar, desde el punto de vista urbano, ecológico y social, la labor que desempeñan.

"Los recolectores informales no sólo son el agente más importante en la gestión de los residuos de Ciudad de México, también nos enseñan, con su ingenio y su forma de vida, una manera mucho más rica y creativa de utilizar la ciudad", aseguran.

BASURAMA: www.basurama.org SPERMÖLA: www.spermola.org OBSOLETOS: www.obsoletos.org

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 2008