Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres sindicatos anuncian un paro en las escuelas contra la Ley de Educación

USTEC, ASPEPC Y CGT quieren parar los centros escolares el 13 de noviembre

Tres sindicatos anunciaron ayer que quieren parar las escuelas e institutos catalanes el próximo 13 de noviembre. Son USTEC, mayoritario en la escuela pública, ASPEPC, el tercero en secundaria, y el más minoritario, CGT. La protesta será un nuevo pulso al Gobierno catalán por el proyecto de Ley de Educación que ha enviado al Parlament con la intención de aprobarla antes del verano de 2009. En Cataluña hay cerca de 70.000 docentes que trabajan en centros no universitarios.

CC OO y UGT abrirán un debate en los centros para ver si apoyan el paro

Avanzándose a la convocatoria, el Sindicato de Estudiantes (SE) anunció que promoverá una huelga en los centros educativos el 22 de octubre. Este sindicato critica el proyecto de ley y los cambios que traerá a la Universidad el proceso de Bolonia, que cambia las carreras y la forma de trabajar de los estudiantes y profesores.

CC OO y UGT -los otros dos sindicatos con fuerte implantación entre los docentes de escuelas, institutos y centros de formación profesional- prefieren iniciar un debate en los centros y con los profesores para ver si finalmente van al paro y hacen movilizaciones contra el proyecto de ley. Los dos sindicatos enviarán varias preguntas a los centros sobre cómo ven aspectos del proyecto. El 22 de octubre harán público el resultado del debate. En función de él, decidirán si se suman al paro del 13 de noviembre.

La fecha del 22 de octubre apuntada inicialmente para hacer el paro por los tres convocantes ha quedado descartada. Ahora han fijado el 13 de noviembre para ver si CC OO y UGT tienen tiempo de hacer el debate en los centros y se suman al paro.

El proyecto de ley está en el Parlament para iniciar el trámite parlamentario a finales de octubre o principios de noviembre. Los sindicatos convocantes aseguran que el texto que se debatirá en el Parlament supone destinar más dinero público a los centros de enseñanza privados. El proyecto de ley prevé una distribución más equilibrada del alumnado inmigrante entre centros públicos y concertados. Pero los convocantes del paro dicen que "sin ninguna obligación ni ningún mecanismo para evitar la distribución desequilibrada del alumnado", en referencia a los alumnos inmigrantes.

Los convocantes dicen que la Ley de Educación no va a suponer mejoras para el sistema educativo y afirman que municipaliza la etapa de educación infantil, consolida el poder de las patronales religiosas, desregula las relaciones laborales y supone una inversión pública insuficiente. También critican que se cree una agencia que evalúe los centros y están en contra de dar autonomía a los equipos directivos de éstos.

Los sindicatos que convocan la huelga quieren influir en los grupos parlamentarios para que modifiquen el proyecto de ley. La portavoz de USTEC, Rosa Cañadell, admitió que no será fácil que el Parlament cambie aspectos de la ley que no les gustan. "Lo tenemos bastante complicado". A su juicio, la oposición "está encantada de la vida" porque consolida su proyecto. Cañadell agregó: "La ley está pactada. Todo el mundo lo sabe". "Tenemos un Gobierno de izquierdas que aprueba una ley de derechas", remachó.

El portavoz de ASPEPC, Xavier Massó, dijo que el proyecto de ley es una "tomadura de pelo". Massó cargó contra la autonomía de los centros que prevé el proyecto de ley. "No habrá garantías de que se mantengan las condiciones laborales", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de septiembre de 2008