Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jonan Fernández invita en un libro a entender al diferente

'Vivir y convivir' insiste en su idea de resolver los conflictos desde la ética

Jonan Fernández continúa dándole vueltas a su preocupación por la "resolución ética de los conflictos". El ex coordinador general de Elkarri y actual director del centro de estudios para la paz Baketik presentó ayer, en Arantzazu, su último libro, titulado Vivir y convivir (Alianza Editorial; 16,50 euros), en el que vuelve a reflexionar sobre esta misma cuestión, aunque precisa que está despegado del caso vasco. "No es un libro pensado en el conflicto político vasco, aunque tiene una relación directa. Contiene pensamientos, experiencias y sabidurías que pueden servir para resolverlo", explica. Fernández sostiene que el libro (247 páginas) no es nada pretencioso. Por eso, carece de sentencias y sólo ofrece sugerencias. Está escrito desde la experiencia y la inquietud, y va dirigido a "cualquier persona con inquietudes sobre las relaciones humanas, la convivencia, los conflictos, la educación o la reconciliación".

Vivir y convivir recupera la línea argumental de su anterior obra, Ser humano en los conflictos (2006), pero dar un salto más allá, explica Fernández, y plantea "cuatro aprendizajes básicos" para mejorar las relaciones humanas. "Hoy existe una gran desorientación existencial y sobre la convivencia", afirma. Desde su visión, el ser humano debe aprender en primer lugar que es limitado e imperfecto; tiene que agradecer la riqueza de la diversidad y la pluralidad de la sociedad; escuchar a la conciencia para analizar su relación íntima con el conflicto y, finalmente, respetar la dignidad humana, al otro diferente. El autor se centra además en los valores de la ética y la espiritualidad.

El filósofo José Antonio Marina, prologuista de la obra, al hilo de las ideas propuestas por Fernández, opina que en un mundo plagado de "conflictividades familiares, laborales, sociales y políticas", es necesario "aprender de la experiencia de la humanidad para resolver los coflictos. ¿Por qué no somos inteligentes y aprovechamos la sabiduría humana?".

Marina, que califica el libro de "práctico, optimista y animoso", ve en peligro la convivencia en la sociedad actual por la "torpeza" en la resolución de los conflictos. Por ello, propone "recuperar la actitud del diálogo". Fernández profundiza en esta misma tesis: "Sólo se puede dialogar con autenticidad cuando uno reconoce que su perspectiva es incompleta. No hay diálogo posible cuando una persona piensa que está en posesión de la verdad absoluta".

Fernández declara que su objetivo es divulgar el aprendizaje de la "superación ética de los conflictos", esto es, difundir en la sociedad que, en el funcionamiento de cualquier conflicto, el respeto a la dignidad y la vida humana es un valor supremo.

Durante la presentación de Vivir y convivir, celebrada en la sede de Baketik, junto al santuario de Arantzazu, los responsables del centro adelantaron su nueva programación del curso 2008-2009. Después del "éxito" alcanzado en los dos años anteriores, que han contado con la participación de más de 4.000 personas, los temas que se plantean este año girarán en torno a la "elaboración ética de conflictos", "cuatro aprendizajes básicos para vivir y convivir" y "aprender de uno mismo".

Además de los cursos, Baketik dará continuidad al proyecto de teatro-fórum, un programa de prevención de conductas violentas y racistas en la escuela mediante el teatro, en el que esperan la participación de 6.000 niños de entre 8 y 12 años. También ofrecerá el proyecto Dohain (gratis) de estancias formativas de descanso y ocio para colectivos desfavorecidos o en situaciones de dificultad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de septiembre de 2008