Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Ha sido un acierto proponerle"

Los partidos cubren de elogios a los aspirantes elegidos por ellos mismos en el 'examen' para el Poder Judicial

"Su idoneidad es indiscutible"; "le agradezco su brillante y sincera exposición"; "usted es la esperanza de regeneración del Consejo saliente"; "usted es una de las personas que mejor sabe cómo funciona la Justicia"; "ha sido un acierto proponerle"; "usted está particularmente cualificado"; "vamos a hacer un equipo que regenere el Consejo"... Así adornaron los portavoces de los cuatro partidos que han pactado el reparto del Consejo General del Poder Judicial la declaración de idoneidad de los candidatos que ellos mismos han presentado.

Trillo sugirió a un candidato que eludiera el 'caso Mari Luz' para no entrar en polémica

Así lo dijeron incluso sin esperar a que los comparecientes ante la Comisión de Nombramientos del Congreso contestaran a sus preguntas. Se escuchó a Federico Trillo, diputado del PP, recibir a José Manuel Gómez Benítez, abogado del PSOE en diversas causas, con esta frase: "Su currículum le avala para ser un excelente vocal del Consejo". Gómez Benítez firmó en su día la querella del caso Tamayo, con la que el PSOE acusó al PP de Madrid de participar en una presunta trama para comprar a dos diputados socialistas y dar el Gobierno a Esperanza Aguirre.

También al diputado del PNV Emilio Olabarria se le escuchó ayer alabar a Fernando de Rosa, hasta hace dos días consejero de Justicia de Valencia y autor de duras frases contra "la negociación con ETA". Y al socialista Ramón Jáuregui felicitarse del nombramiento de quien calificó hace poco de "extrema locura" la Ley de Igualdad. Los más prolijos fueron los elogios de Olabarria a Margarita Uría, compañera de partido. Uno por uno comparecieron Gabriela Bravo, José Manuel Gómez Benítez, Fernando de Rosa y Margarita Uría para cumplir el trámite. Los pertenecientes a la carrera judicial no deben comparecer y al Senado irán otros cuatro en breve.

Los aspirantes exponían brevemente su currículo y los portavoces hablaban con intervenciones más largas que la propia presentación, y con algunas preguntas. Luego el candidato contestaba a todos en bloque y sin que nadie le hiciera ver que dejaba cuestiones sin responder.

Es más, Trillo pidió a uno de ellos que no dijera nada sobre la sanción al juez del caso Mari Luz, Rafael Tirado, "para no ser piedra de escándalo". Jáuregui aseguró que el sistema disciplinario de los jueces carece de "falta de severidad", pero no obtuvo respuesta del compareciente. A lo más que llegó el candidato Gómez Benítez es a asegurar de forma genérica: "No es un problema de cambiar el régimen disciplinario, sino que hay que aplicarlo bien". La fiscal Gabriela Bravo regateó asegurando que prefería no pronunciarse sobre ese "tema muy candente". "El próximo pleno tendrá que resolverlo y yo quedaría inhabilitada si lo hiciera", dijo. Los otros dos candidatos ni siquiera fueron preguntados por el régimen disciplinario.

Los cuatro se pronunciaron a favor de mejorar la inspección sobre los órganos judiciales. "Es perfectamente mejorable", opinó uno de ellos. "No hay que esperar a que se produzcan casos dramáticos", dijo otro. Los dos propuestos por el PSOE defendieron la reforma del acceso a la carrera judicial: Gabriela Bravo pidió "una profunda reflexión" y Gómez Benítez habló de "modelo caduco". Por el contrario, De Rosa, del PP y juez de carrera, aseguró que "el actual sistema por oposición funciona perfectamente".

Los portavoces de todos los grupos aprovecharon para justificar su pacto explicando prolijamente que el Consejo es un órgano político, puesto que es el gobierno de los jueces. El matiz de los comparecientes fue diferenciar entre órgano político, politización de sus decisiones y partidismo. "He cumplido siempre mi trabajo sin cumplir órdenes", subrayó Bravo. Gómez Benítez aseguró que, "más que despolitizar, hay que descorporativizar" [sic]. Los dos propuestos por el PSOE defendieron que los vocales tengan que comparecer en el Parlamento. "Es un síntoma de modernidad", destacó Gómez Benítez.

De Rosa se quedó un escalón por debajo pidiendo que sea el presidente del Consejo quien esté a disposición del Parlamento. El actual presidente, Francisco José Hernando, se negó dos veces a comparecer, con apoyo de los vocales propuestos por el PP. A "la amiga Marga" [Uría], como dijo Trillo, ni le hicieron preguntas, porque "es de la casa [ha sido diputada]", en expresión de Olabarria. Sólo la elogiaron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 2008