Cultura concluye que el polígono de O Pino invade la Ruta Xacobea

Patrimonio obliga al Ayuntamiento a reiniciar el expediente

En una resolución de cuatro folios publicada ayer en el Diario Oficial de Galicia, la Dirección Xeral de Patrimonio acaba de tumbar la tramitación administrativa del controvertido polígono industrial que Martinsa-Fadesa promueve en el ayuntamiento coruñés de O Pino. Después de una larga investigación sobre los datos arqueológicos, etnográficos, geográficos y de acudir a numerosas fuentes documentales, la Consellería de Cultura acuerda preservar la traza histórica del Camino de Santiago francés, una senda distinta a la que figuraba como protegida por la Xunta desde 1992, que se basaba en "un trayecto más actual" y que no tenía en cuenta el origen de las peregrinaciones.

Esa nueva delimitación de Cultura que protege la traza original de la Ruta Xacobea y su contorno, 15 metros a cada lado, obligará al Gobierno local de O Pino a modificar el Plan parcial del parque empresarial que invadía la ruta e invalida por tanto el proyecto de urbanización que amparaba las obras de la promotora Fadesa. El gobierno municipal de O Pino que presidente Manuel Taboada, del PP, quien siempre se mostró a favor de que la inmobiliaria desarrollase su proyecto en la actual ubicación, tiene ahora un plazo de dos meses para presentar alegaciones.

La delimitación de las distintas variantes del Camino de Santiago por parte de Patrimonio persigue cumplir la ley autonómica que obliga a preservar este bien declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Hace algunos meses, la propia consellería había decretado una orden de paralización de los trabajos en la mitad de una planicie de un millón de metros cuadrados que linda con el aeropuesto de Lavacolla con el objetivo de señalar el verdadero Camino de Santiago y acabar con las "imprecisiones".

Esta decisión desencadenó la imputación de dos altos cargos de la Xunta por parte del juez decano de Santiago, Javier Míguez, que estudia un posible delito de prevaricación. La invasión del Camino de Santiago era uno de los argumentos de los propietarios de las fincas que se opusieron a la expropiación de los terrenos para el parque empresarial. La polémica adjudicación a Fadesa está pendiente de que el alcalde de O Pino asuma las bases del concurso que él mismo aprobó y que obliga a resolver el contrato si la empresa beneficiaria incurre en suspensión de pagos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS