Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tercera ola de la privatización

El PP propone más participación empresarial en sanidad, educación pública y asistencia a mayores en una ponencia que presentará en el congreso regional

El PP quiere dar un paso más en la privatización de los servicios públicos, en lo que ha bautizado como "la tercera ola de modernización". Primero, dice, fueron los servicios de alumbrado, saneamiento y transporte prestados por los ayuntamientos.

Luego los grandes monopolios como el aéreo y ahora, asegura, es el turno de la educación, la sanidad y la asistencia a mayores, donde las empresas privadas van a tener las puertas aún más abiertas.

En sanidad, la medida se concreta en "que el dinero siga al paciente"

Aunque la idea no es nueva. En realidad, lleva aplicándose en Madrid las dos últimas legislaturas, en las que el Gobierno de Esperanza Aguirre ha construido siete hospitales de gestión mixta y ha incrementado la educación privada y concertada, hasta alcanzar el 45% de la enseñanza no universitaria este curso.

La ponencia Servicios públicos de calidad recoge la nueva propuesta que se presentará en el próximo congreso del Partido Popular madrileño, los próximos 19 y 20 de septiembre. El promotor de la iniciativa, el consejero de Sanidad, Juan José Güemes -junto al alcalde de Arganda, Ginés López, y la alcaldesa de Pinto, Miriam Rabaneda-, presentó ayer el documento a los medios de comunicación.

"¿Quieres pagar más impuestos para poder disfrutar de tal servicio o prefieres quedarte el dinero en el bolsillo y decidir tú mismo?", preguntan los dirigentes. Y se responden: mejor quédate tú con el dinero, que nosotros, favoreciendo "la entrada de capital privado en la gestión pública", recortaremos el gasto.Ginés López dibujó las líneas maestras de la ponencia. Y propuso que sean las empresas privadas las que gestionen adecuadamente los sectores de la educación, la sanidad y la asistencia a mayores. En la actual situación, dice la ponencia, las administraciones ejercen un "monopolio" de los servicios públicos, lo que "restringe la libertad de los usuarios". Para acabar con él propone que el Gobierno sólo financie y supervise. "Reforzando el control" a las empresas, indicó Güemes. Aunque ni en la ponencia, ni a preguntas de EL PAÍS, especificó de qué manera.

En educación, los populares proponen extender el modelo cheque-guardería (dinero que reciben los padres de la Comunidad en función de su renta) también a la formación profesional y a la educación superior "mediante cheques-formación y becas universitarias". Es lo Güemes tildó como "financiación al usuario y no al centro público". En Sanidad, la medida se concreta en que "el dinero siga al paciente", según la ponencia, lo que significa que aquellos "servicios más demandados tendrán más financiación", explicó el consejero. Los pacientes podrán "elegir el médico y el centro sanitario" al que desean asistir. Ahora, cada madrileño tiene un área sanitaria a la que debe acudir, dependiendo del lugar donde vive.

La asistencia a los mayores ocupa un lugar secundario en la ponencia. Las medidas se resumen en seguir con la línea de concierto existente, donde la administración financia, y la empresa privada es la propietaria.

Güemes admitió ayer que hay ciertos servicios de titularidad pública que escapan a su propuesta de privatización masiva, como la justicia. "Si pudiéramos elegir qué juez queremos que nos juzgue, se pondría en entredicho su imparcialidad", dijo. Para estos casos, el consejero propone un sistema de incentivos en función de los resultados. "¿No funcionaría que parte de la retribución estuviera vinculada a la rapidez y a la calidad?", lanzó.

Además, la ponencia recoge toda una serie de medidas para incentivar la creación de empresas privadas, como la reducción de normas que regulen las actividades comerciales o el derecho que pretende arrogarse la región de aplicar la norma de cualquier otra comunidad autónoma que proporcione "las condiciones menos gravosas y más rápidas del territorio nacional". Eso, unido a la "eliminación de controles previos" para iniciar una actividad, de forma que "las personas puedan actuar libremente en el mercado sin necesidad alguna de exhaustivas autorizaciones previas".

Es la primera vez que el PP madrileño dedica una ponencia exclusivamente a los servicios públicos. Según Güemes, se basa, además de en "experiencias internacionales", en la propia política que el Gobierno popular de la Comunidad ha puesto en marcha desde su llegada, en 1995.

"A medida que avancen hacia esa ola de privatización vamos a ir oponiéndonos", aseguró ayer el portavoz de Comisiones Obreras, Francisco Naranjo. Y anunció movilizaciones. "Estamos radicalmente en contra de lo que están haciendo", añadió. IU calificó de "sarcasmo" que el PP llame "servicios públicos de calidad para todos" a una ponencia que aboga por la privatización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de septiembre de 2008