La magia del Aquelarre llega a Cervera

Alrededor de 30.000 personas llegadas desde distintos puntos de Cataluña han disfrutado durante el fin de semana de la magia del tradicional Aquelarre de Cervera (Segarra), que en su XXXI edición ha vuelto a sumergir las calles y plazas de la población en un festival de brujas, fuego, diablos, música y esoterismo.

La fiesta, lúdica y transgresora al mismo tiempo, arrancó a las 23.00 horas del sábado delante de la Universidad de Cervera con la simbólica quema del edificio a cargo del Centro Excursionista de la Segarra, y continuó con un pasacalles integrado por 200 figurantes de diferentes grupos de diablos. Mientras, en cinco puntos diferentes de la ciudad se realizaban conciertos, bailes, correfocs y sesiones de magia. El momento más esperado por el público llegó de madrugada con la invocación al Mascle Cabró (macho cabrío), que hizo su aparición en la plaza de Cal Racó en medio de un espectacular montaje musical en directo y el acompañamiento de centenares de brujas y demonios que bailaron alrededor del diabólico personaje. La fiesta continuó ayer con la Feria del Gran Boc en el claustro de la Universidad, con varias paradas dedicadas al mundo de la magia, al esoterismo, la astrología, el tarot, la quiromancia y las ciencias ocultas.

Uns 'diables' trepan por una fachada en un momento del Aquelarre de Cervera.
Uns 'diables' trepan por una fachada en un momento del Aquelarre de Cervera.EFE
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS