El gremio de joyeros pide más dureza con los reincidentes

Los ladrones de joyerías suelen acarrear a su espalda un largo historial delictivo. Así lo ven los representantes del gremio de joyeros, que ayer lamentó el asesinato de un compañero de profesión en Leganés. Se basan en informaciones policiales. "Suelen ser personas que han cometido varios delitos y que han sido detenidos y puestos en libertad en varias ocasiones", afirmaba ayer Armando Rodríguez, secretario del Gremio de Joyeros.

Rodríguez mantuvo reuniones con la Delegación de Gobierno en Madrid hace cuatro meses. "No hay voluntad política para solucionar este problema y luchar contra los delitos patrimoniales. Estamos totalmente abandonados", lamentó Rodríguez.

El portavoz del gremio critica la impunidad con la que se cometen estos delitos. "Nuestro sistema es demasiado garantista con los criminales. Además, una sentencia tarda por lo menos dos años en salir, y en ese tiempo les da tiempo a cometer decenas de delitos", asegura.

Según Rodríguez, una solución que han propuesto en innumerables ocasiones a la Delegación de Gobierno es la modificación del artículo 502 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que regula la prisión provisional. "Es necesario añadir un párrafo que establezca un límite de imputaciones para que sea obligatorio el ingreso en prisión. ¿Cuántos delitos tiene que cometer alguien para que lo metan en la cárcel para prevenir que siga cometiendo más?", preguntaba.

Según apuntan desde el gremio, en julio de 2008 ya se habían registrado cerca de 80 atracos a joyerías, frente a los 100 que se perpetraron durante todo el año 2007. "Si la progresión continúa, casi seguro que este año superemos con creces las cifras de 2007", señaló Rodríguez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS