Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez Menéndez obtuvo antes de fugarse un pasaporte en comisaría

Se lo hicieron en las oficinas centrales de Madrid el primer día de su permiso

Empieza a parecer la fuga de Rocambole. Tras convencer al juez de vigilancia de que por su "arraigo familiar" era depositario de la confianza necesaria para disfrutar de un permiso penitenciario de cuatro días, el abogado José Emilio Rodríguez Menéndez no sólo aprovechó el permiso para fugarse, sino que lo hizo con un pasaporte legal, nuevo y entregado en el acto en la Oficina Central de Pasaportes de Madrid.

La policía abrió ayer una investigación para aclarar lo sucedido

Fuentes policiales confirmaron este periódico que el truculento abogado, consumado especialista en burlar el sistema legal, acudió el pasado 19 de agosto, al día siguiente de salir de la prisión coruñesa de Teixeiro con su permiso, a la oficina de pasaportes de la calle de Santa Engracia, en el centro de Madrid y se sacó el documento de viaje en el acto.

El abogado previsiblemente utilizó el sistema de cita previa, lo que implica que alguien de su entorno habría concertado anticipadamente la fecha para hacer los trámites. Y el día previsto, el preso Rodríguez Menéndez acudió a las dependencias policiales a que contrastasen su cara con la de la fotografía y a firmar el documento oficial.

Las primeras explicaciones ofrecidas por la Policía apuntan a que en los ordenadores de las fuerzas de seguridad no constaba que por orden judicial a Rodríguez Menéndez debía retirársele el pasaporte, o que no podía viajar al extranjero. Sin embargo, el documento debió serle retirado por la propia Policía en 2006, tras su detención en Fuentes de Oñoro (Salamanca), en la frontera con Portugal, cuando intentaba entrar en España después de haber huido del aeropuerto de Lisboa.

El abogado tenía entonces dos órdenes de ingreso en prisión por cuatro delitos fiscales y por revelación de secretos, por haber distribuido un vídeo sexual del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez. Es decir, fue la propia Policía la que puso al abogado huido a disposición de los tribunales para ingresar en prisión y cumplir dos condenas que totalizaban nueve años y medio de cárcel.

La Policía abrió ayer una investigación para esclarecer lo sucedido, investigación que se añade a otra ya iniciada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para determinar si el juez de vigilancia penitenciaria que depositó su confianza en Rodríguez Menéndez incurrió en alguna falta sancionable disciplinariamente.

El hecho de que el fugado cuente con un pasaporte en regla que le acredita como ciudadano de la Unión Europea le permite viajar por casi todo el mundo, salvo por aquellos países que exigen visado. Además, puede haberse trasladado ya a algún país fuera de Europa, puesto que para desplazarse por los países comunitarios no necesita más que el DNI.

Después de que el abogado no se reintegrase a la prisión el día previsto, 22 de agosto, la dirección del centro penitenciario dio aviso a la Guardia Civil, a la Policía, al juzgado de guardia y al juez de vigilancia penitenciaria. Tras confirmarse la fuga, el juez dictó una orden de busca y captura.

El permiso otorgado por el juez Javier San Claudio al polémico abogado era el primero de que disfrutaba Rodríguez Menéndez, tras cumplir dos años y tres meses de su condena de nueve años y medio. El juez de vigilancia explicó que ya había cumplido la cuarta parte de la condena y que su comportamiento en la cárcel era bueno, con varias "notas meritorias" y además, tenía arraigo familiar y profesional en el exterior.

Frente al criterio del magistrado, la Junta del Tratamiento de la cárcel de Teixeiro y el fiscal se habían opuesto frontalmente al permiso, al considerar altamente probable que el preso se fugase.

El juez, en cambio, minusvaloró el riesgo de quebrantamiento de condena señalando que el abogado "se trasladó al extranjero eludiendo temporalmente la acción de la justicia (...) pero también consta que volvió a España de forma voluntaria". La realidad es que se fugó a Argentina cuando se le notificó que debía ingresar en prisión y su regreso voluntario fue una detención en toda regla cuando intentó regresar subrepticiamente a España.

La expedición de un pasaporte a Rodríguez Menéndez tiene su antecedente próximo en el facilitado al narcotraficante Mohamed Taieb Ahmed, conocido como El Nene. El pasado 14 de diciembre, El Nene estaba renovándose el carné de identidad en una comisaría de Málaga como cualquier honrado ciudadano, sólo diez días después de haberse fugado de la cárcel de Kenitra, en Marruecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de agosto de 2008