Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe aérea en Madrid

Identificados los 154 cadáveres

La identificación de los 154 cadáveres de las víctimas del MD-82, terminó anoche, nueve días después de la catástrofe. Los familiares han pasado horas terribles.

El día del siniestro, no sabían quién viajaba en el avión ni quién se había salvado. Todos se aferraban a que su familiar hubiese perdido aquel vuelo. Hasta la aerolínea alemana Lufthansa, que compartía el vuelo con Spanair, lamentó que España no publicase la lista de pasajeros en una tarde eterna.

El Gobierno, en un primer momento, culpó a Spanair, pero la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, admitió ayer en el Congreso que el sistema para hacer públicas las listas en caso de catástrofe es mejorable: "Tuvimos dificultad para acceder a la lista. No tenía información sobre la complejidad de hacer públicas las listas". La ministra aclaró que la Ley de Protección de Datos dificulta incluso que la aerolínea haga pública la lista de pasajeros. Álvarez pidió la colaboración de los grupos del Congreso para modificar la regulación en estos supuestos y "hacer más ágil" la información.

La confusión de la tragedia del MD-82 fue tal que, pasada la medianoche, familiares de víctimas del siniestro llamaban a los periódicos pidiendo información. Spanair puso un teléfono para atender a familiares que comunicaba sin parar y con el que se dieron de bruces los allegados. Además, cuando, ya de noche, Spanair dio la primera lista, no dijo quiénes estaban muertos y quiénes vivos.

A algunos familiares sólo les dijeron que viajaran a Madrid con un cepillo de dientes o un peine con pelos del familiar que iba en el vuelo. Y eso empeoró la angustia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de agosto de 2008