El conflicto del Cáucaso

Medvédev: "No se puede tener una regla para unos y otra para otros"

El martes, Rusia reconoció la independencia de Abjazia y Osetia del Sur, territorios separatistas de Georgia. El presidente ruso, Dmitri Medvédev, publicó ayer un artículo en el diario británico Financial Times titulado: "Por qué tuve que reconocer la separación de las regiones de Georgia". Lo que sigue son unos extractos del artículo.

- Los orígenes. "Después de la caída del comunismo, Rusia asumió la pérdida de 14 antiguas repúblicas, que se convirtieron en Estados, a pesar de que 25 millones de rusos fueron abandonados en países que no consideraban suyos. Algunas de esas naciones no fueron capaces de tratar a sus minorías con el respeto que merecen. Georgia, inmediatamente, arrancó su autonomía a las regiones autónomas de Abjazia y Osetia del Sur. ¿Puede imaginarse lo que fue para los abjazos ver cerrada su Universidad de Sujumi por el Gobierno de Tbilisi, bajo el argumento de que supuestamente no tenían una lengua adecuada o una historia o cultura, por lo que no necesitaban una universidad? La recién independizada Georgia inició una guerra despiadada contra las minorías, desplazando a miles de personas".

- Kosovo. "Ignorando las advertencias de Rusia, los países occidentales se precipitaron a reconocer la ilegal declaración de independencia que hizo Kosovo respecto de Serbia. Nosotros argumentamos constantemente que sería imposible, después de esto, decirle a los abjazos y osetios (y decenas de otros grupos en todo el mundo) que lo que era bueno para los albano-kosovares no era bueno para ellos. En las relaciones internacionales no se puede tener una regla para unos y otra para otros".

- El loco Saakashvili. "Hemos tratado constantemente de persuadir a los georgianos para llegar a un acuerdo sobre la renuncia al uso de la fuerza contra los osetios y los abjazos. Pero [el presidente georgiano, Mijaíl] Saakashvili lo rechazó. La noche del 7 al 8 de agosto supimos por qué. Sólo un loco podría haber hecho esa apuesta. ¿Creía que Rusia se quedaría sin hacer nada mientras lanzaba un ataque contra la tranquila ciudad de Tsjinvali, matando a cientos de pacíficos civiles, la mayoría de ellos rusos? ¿Creía que Rusia se quedaría a un lado mientras sus tropas de paz disparaban contra los camaradas rusos con los que se suponía que debían impedir problemas en Osetia del Sur?".

- Sin opciones. "Rusia no tenía otra opción que aplastar el ataque para salvar vidas. Restablecimos la paz, pero no pudimos calmar los temores y aspiraciones de los osetios y abjazos".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS