Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia Neira alegará para evitar que la Comunidad sea acusación popular

Los allegados del profesor en coma quieren que comparezca un cuarto médico

La Comunidad de Madrid no se da por vencida. Insiste en querer personarse como acusación popular en el caso abierto por la agresión al profesor Jesús Neira, el hombre que permanece en coma después de ser agredido tras salir en defensa de una mujer maltratada.

No se le hizo un escáner pese a que informó de sus problemas cardiacos

El juez que lleva el caso, Agustín Alejandro Santos Requena, le denegó inicialmente esa posibilidad. La familia Neira aplaudió la decisión, porque considera que los médicos que atendieron al profesor en centros sanitarios públicos (trabajadores, por tanto, de la Comunidad de Madrid) pudieron haber incurrido en negligencia médica. El hombre entró en coma en su domicilio el pasado día 6, cuatro días después de sufrir la agresión y tras visitar un ambulatorio y dos hospitales públicos (acudió dos veces al de Puerta de Hierro y una al de Móstoles).

El Gobierno regional estaba estudiando recurrir la decisión del juez, según manifestó el lunes Salvador Vitoria, viceconsejero de la vicepresidencia de la Comunidad de Madrid y responsable de sus servicios jurídicos. El citado recurso ya estaba ayer en el Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda con dirección a la Audiencia Provincial, según Javier Castro, portavoz de la familia Neira.

El abogado del profesor agredido, Ricardo Ruiz de la Serna, presentará alegaciones antes del viernes contra el recurso del Gobierno regional, según Castro.

Por su parte, la familia del profesor proyecta pedir la comparecencia ante el juez del médico que atendió a Neira el pasado 4 de agosto en el hospital Puerta de Hierro. De momento, están imputados por negligencia médica tres facultativos (dos de Puerta de Hierro y otro de Móstoles), que declararon este lunes. Según figura en el historial de atención a Neira tras sufrir la agresión (el pasado día 2), ese cuarto médico recoge los problemas de corazón de Neira y la medicación que tomaba antes de la agresión, pero, al igual que sus compañeros, tampoco ordenó que se le hiciera un escáner. En el diagnóstico consta que el profesor no presentaba lesiones agudas en los huesos. El doctor le recetó calor local seco durante "tres o cuatro días". También le recetó paracetamol en el caso de que el dolor dorsal no remitiera. "Si empeoramiento o complicaciones, acudir a urgencias", termina el parte. Además, el abogado de Neira estudia pedir la comparecencia ante el juez de los supervisores médicos del servicio de urgencias del Puerta de Hierro, porque los facultativos que atendieron a la víctima eran residentes (en periodo de formación como especialistas).

El juzgado de Majadahonda tiene sobre la mesa mucha tarea. Su responsable debe decidir sobre la eventual declaración del cuarto médico, si llama de nuevo a declarar a los empleados del hotel de Majadahonda donde se produjo la agresión (ya declararon ante la Guardia Civil y el Juzgado de Instrucción número 7 de Majadahonda) y sobre la división en dos causas (una por la agresión y otra por la actuación médica) que reclama el Gobierno regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de agosto de 2008