Margaret Thatcher sufre demencia, según su hija Carol

La ex primera ministra británica, de 82 años, pierde su prodigiosa memoria

El elegante retrato de Margaret Thatcher que el fotógrafo Mario Testino inmortalizaba el pasado mayo para las páginas de la revista Vogue nos brindó la imagen falsa de su excelente estado de salud, a pesar de los achaques sufridos por la ex primera ministra británica en los últimos años. Su hija Carol, periodista y escritora, acaba de confirmar las persistentes especulaciones de que, bajo esa apariencia de buena forma física, se esconden los estragos de la demencia.

Ya no recuerda el duro revés que le supuso la muerte de su marido, Denis

La mujer que gobernó el Reino Unido con inflexible puño -de ahí el apodo de Dama de Hierro- es hoy una jubilada de 82 años que ya no recuerda el duro revés que le supuso la muerte de su queridísimo marido y puntal político, Denis, en 2003, víctima de un cáncer de páncreas. Estuvieron casados durante más de medio siglo.

Los motivos de Carol Thatcher para revelar lo que se consideraba un secreto a voces en Londres no residen tanto en informar al público sobre los avatares de su madre como en la promoción de su nuevo libro, A Swim-On Part in the Goldfish Bowl: A Memoir, cuyos extractos comenzaba a serializar ayer el tabloide The Mail on Sunday.

Una década después de que Thatcher abandonara el puesto en Downing Street (1979-1990), la hija comenzó a detectar que la baronesa había perdido su proverbial capacidad de memoria, que hasta entonces equiparaba a la de "una página web".

Una conversación sobre los acontecimientos en la antigua Yugoslavia, que se produjo durante un almuerzo entre ambas, llevó a la baronesa a confundir la guerra de Bosnia con la de las Malvinas. "Casi me caí de la silla", relata al evocar aquel encuentro, el primero en el que empezó a ser consciente de que su progenitora apenas se mostraba capaz de concluir sus frases. "Mi madre ya tenía entonces 75 años, pero yo siempre había creído que era inmune a la edad y cien por cien de acero", escribe la gemela de Mark, el adorado hijo de lady Thatcher y un constante quebradero de cabeza para la familia por su reiteración en prácticas corruptas.

A pesar de las desafortunadas aventuras de su hermano -perseguido hoy por la fiscalía de Guinea Ecuatorial a raíz de su participación en una intentona golpista en el país africano-, Carol siempre fue considerada la oveja negra de los Thatcher. Hace tres años, y cuando el currículo de Mark ya recopilaba una retahíla de negocios turbios relacionados con el tráfico de armas a base de rentabilizar el nombre de su madre, se proclamó vencedora de un programa de telerrealidad, La isla de los famosos.

La emisión le procuró una fama hasta entonces ajena, que hoy sigue rentabilizando a sus 54 años. El relato detallado sobre el declive mental de Margaret Thatcher que recoge su nuevo libro también subraya, a modo de reivindicación, que la otrora jefa del Gobierno británico mantiene una memoria excelente sobre los años en los que permaneció en el poder. Porque la enfermedad que padece se ceba en los recuerdos más recientes y por el momento no ha afectado a los episodios que la convirtieron en la primera y única mujer que ha dirigido los designios de las islas británicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de agosto de 2008.

Lo más visto en...

Top 50