Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garoña sufre dos fallos en menos de una semana

La central nuclear de Garoña (Burgos) ha informado de dos incidentes al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en una semana, ninguno de ellos peligroso para la población ni el medio ambiente. El último, el miércoles, fue una falta de capacidad en el sistema que asegura el suministro eléctrico si falla la red principal. El incidente fue catalogado de nivel 1 en una escala que va del 0 al 7, sólo un grado menos que el último de Ascó, el más grave ocurrido en España en los últimos años. Estos dos fallos se producen a un año de que expire el permiso de funcionamiento de la central y en un momento en que se debate prorrogarlo.

Lo que ocurrió el miércoles tiene su importancia. Aproximadamente un 5% de la energía que produce una central la consume la propia instalación, según aseguró Carlos Bravo, de Greenpeace. Por eso es vital que haya una fuente alternativa. La ONG recordó que es el cuarto suceso de la central en lo que va de año, e insistió en su cierre.

El otro incidente consistió en que se dejaron unas puertas abiertas para refrigerar un transformador, lo que dejó inoperante el sistema de extinción de incendios. Fue catalogado como de nivel 0.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de agosto de 2008