Reportaje:Gran Premio de Valencia

Ron Dennis: "Estoy de vuelta"

El patrón de McLaren vuelve a sentirse implicado para que Hamilton gane el título

En enero de 2007, un ilusionado Ron Dennis presentaba en Valencia a su flamante equipo de pilotos -Fernando Alonso y Lewis Hamilton-, y vislumbraba un año de éxitos para la escudería McLaren Mercedes. Ahora, sólo un año y medio más tarde, el circuito urbano de Valencia recupera la sonrisa de un Dennis que vivió en 2007 el peor año de su vida. En las dársenas del puerto valenciano y entre los edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el magnate británico está más implicado que nunca en la lucha que mantiene su primer piloto, Lewis Hamilton, por el título mundial. Por el momento es líder, superando a los dos Ferrari de Felipe Massa y Kimi Raikkonen. Y las primeras previsiones dan a los McLaren como favoritos a la victoria en este Gran Premio de Europa.

Más información

"Estoy de vuelta", afirma Dennis. "Recibí bastantes palos el año pasado, pero estoy listo para seguir adelante". A sus 61 años, el patrón de McLaren llegó a abandonar parcialmente sus funciones a finales de la temporada pasada, agobiado tanto por los problemas deportivos como por los conflictos provocados por el divorcio con su esposa. Los pilares que soportaban su vida se resquebrajaron. El mundo de la F-1 le acusó de hacer trampas, de espiar a Ferrari, de no mantener la igualdad entre Alonso y Hamilton para favorecer al chico que había apoyado desde los 13 años. El veredicto final fue terrible: no sólo sancionaron a McLaren con la pérdida de sus puntos en el Mundial de Constructores y multaron al equipo con 73 millones, sino que en la última carrera vio cómo se le escapaban las dos opciones de título: la de Hamilton (llevaba siete puntos de ventaja a Raikkonen, campeón al final) y la de Alonso (tres puntos sobre el finlandés). El remate le llegó poco más tarde cuando su esposa le pidió el divorcio.

Un mazazo para una persona que había levantado McLaren hasta las cotas actuales y que se sustentaba en una aparente solidez familiar con su mujer y tres hijos. Todo aquello provocó un cierto decaimiento en un luchador como Dennis. Algunos días ni siquiera acudía a la oficia en Woking. Trabajaba en su casa. Pero en marzo, Dennis regresó a su puesto en Australia y cogió de nuevo el mando de McLaren, que hasta entonces parecía haber tomado Martin Witmarsh, el director general.

"Tengo todavía muchas ambiciones", afirma Dennis. "Todas las dificultades de los últimos 10 meses hacen imposible que pueda tomar decisiones sobre mi próximo futuro. Pero si me preguntan si considero dar un paso atrás, mi respuesta es sí... pero con matices. No entiendo la palabra retirada como un adiós, sino como un paso hacia otras funciones". Así que es posible que en 2008 vuelva a especularse sobre el traspaso del mando en McLaren. Pero por ahora su gran preocupación es que Hamilton gane su primer título mundial. Y está en camino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de agosto de 2008.

Lo más visto en...

Top 50