Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los tentáculos de la mafia rusa

Un ex parlamentario ruso murió en un raro accidente tras verse con policías españoles

Mijaíl Monastyrski reveló que logró suacta de diputado por 300.000 dólares

Mijail Monastyrski perteneció a la organización mafiosa investigada por la policía española en la llamada Operación Troika , pero su tiempo había pasado. Eligió la Costa del Sol como refugio, pero empezó a temer por su vida, así que pidió un encuentro con la policía española. Poco después murió en Francia, atropellado por una hormigonera.

MÁS INFORMACIÓN

Mijail Monastyrski vivió en Estepona (Málaga) casi diez años. Su cabeza rapada y su aspecto fornido eran inconfundibles para los policías que conocían sus antecedentes: estaba metido en asuntos sucios pero había disfrutado también de la condición de diputado de la Duma (Parlamento ruso) por el partido Liberal Democrático de Zhirinovski entre 1995 y 1998. Parece ser que era un habilidoso falsificador de obras de arte rusas y que tenía algunas inclinaciones inconfesables hacia las menores de edad.

Monastyrski residió durante años en un palacete de la urbanización El Presidente (Estepona) pero, a partir de las navidades de 2007, alquiló una suite en el hotel Kempinski de esa localidad. Lo hizo por seguridad. El 26 de agosto de 2006 se había presentado en la comisaría de Estepona para denunciar que había sido secuestrado durante unos días y que su vida corría peligro. Tiempo después, negoció una entrevista con agentes españoles a través de un contacto policial en Rusia. Quería hablar. Solicitó hacerlo con policías de Madrid y fuera de la provincia de Málaga.

La cita se celebró en un lugar público y fue grabada por un par de agentes. El contenido de la entrevista está depositado en el sumario de la Operación Troika. Monastyrski explicó muchos detalles de sus contactos con la organización Tambovskaya. Él mismo contó cómo obtuvo su acta de diputado a cambio de 300.000 dólares y cómo esa forma de acceder al Parlamento ruso era habitual entre las comunidades criminales.

Sus explicaciones en torno a los orígenes de esa organización y sus contactos con altos cargos de las instituciones fueron muy precisas. Monastyrski dio nombres de miembros de la banda, de sus contactos (algunos residentes en Marbella), y explicó también cuál era la forma de proceder de Vladímir Kumarin, considerado hasta hace algunos meses como el jefe supremo de la Tambovskaya. Explicó también algunos de los negocios en los que tenía intereses, sobre todo el petróleo.

La conversación fue larga y hubo una comida de por medio. Monastyrski no eludió casi ninguna de las preguntas formuladas por los agentes. Y fue concreto en las respuestas, como cuando dijo que Rusia estaba "dirigida por personas del KGB de San Petersburgo".

La conversación duró varias horas. Monastyrski explicó los peligros que creía se cernían sobre él. "No puedo viajar tranquilamente a Rusia, porque moriría igual que han muerto muchos de mis amigos, del corazón... en Rusia eso es muy sencillo... todos mueren del corazón, de alguna dolencia cardíaca", dijo.

Sus proyectos pasaban por abandonar la Costa del Sol y trasladarse a un lugar más tranquilo. Su intención era mudarse a San Sebastián y seguir con sus antigüedades: tenía propiedades y otros negocios lucrativos en Rusia. No lo hizo. Eligió el sur de Francia. El 18 de abril de 2007 falleció en los alrededores de Lyon en un accidente de tráfico: una hormigonera se empotró contra su coche. Su muerte accidental no pasó desapercibida a la policía francesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de agosto de 2008