Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída del consumo frena la demanda de aceite de oliva

La moderación de precios favorece las exportaciones

La demanda de aceite de oliva en el mercado interior ha experimentado esta campaña una caída del 4,9% respecto al mismo periodo en el año anterior, según los datos manejados por la Agencia para el Aceite de Oliva, encuadrada en el Ministerio de Medio Ambiente. El descenso en el consumo se eleva al 6,7% en relación con la media de las últimas cuatro campañas.

Las marcas blancas mantienen el crecimiento frente a las más caras

La disminución de las ventas en el mercado interior se asocia a los problemas en el conjunto de la economía, que afectan a muchos bienes de gran consumo. La debilidad de la demanda se produce en el momento de mayor moderación de precios de los últimos tiempos. El aceite de oliva cuesta hoy casi un 4% menos que hace un año, según datos del Ministerio de Industria, con una media de 3,32 euros por litro en el comercio.

La caída de demanda de aceite de oliva no ha supuesto elevar la de aceite de girasol, cuyos precios se han disparado en los últimos meses por el bloqueo en las importaciones desde Ucrania y Argentina. La atonía del consumo es especialmente importante en las marcas propias, mientras se mantiene un crecimiento de las marcas más baratas de la distribución.

Frente a este comportamiento de las ventas en el mercado interior, las exportaciones han experimentado en el mismo periodo un incremento del 5,1% sobre el año pasado y el 11,7% en relación con la media de las cuatro últimas campañas. Esta evolución positiva de las exportaciones es consecuencia de la bajada de los precios del producto en origen, que, en la actualidad, se sitúa ya en unos 2,25 euros por kilo.

La actual campaña de aceite de oliva comenzó el pasado 1 de noviembre con unas reservas en manos de la producción y de los industriales de 223.000 toneladas. A esa cifra se ha sumado una cosecha de 1.230.000 toneladas y unas importaciones que se estima pueden llegar a las 80.000 toneladas.

Pese al aumento de las exportaciones, el sector teme que, para final de campaña, la materia almacenada se pueda elevar a unas 300.000 toneladas, lo que abarataría más los precios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de agosto de 2008