Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | MERCADOS

El petróleo llega tarde

Segundo día hábil de agosto; segunda caída de la Bolsa. Los números rojos marcaron la jornada de ayer desde el primer momento, en un día en que la atención de inversores y analistas estuvo en la reunión de hoy de la Reserva Federal. Incluso se acentuaron al conocer los datos procedentes del aumento de precios en Estados Unidos, los peores desde 2005. La caída del precio del petróleo a media tarde sólo alivió a la renta variable al otro lado del Atlántico -el Dow Jones acarició las ganancias aunque acabó a la baja- pero no ayudó en Europa, donde la sesión ya había acabado.

El crudo, tanto el brent como el Texas (referencias en Europa y Estados Unidos), llegó a pagarse a unos 120 dólares el barril. Y cayó así a los precios que se pagaban en mayo. La demanda ha reaccionado al gran encarecimiento del oro negro y se suma a las previsiones de menor actividad económica.

El protagonismo de las caídas en España recayó ayer en la banca y en las constructoras, precisamente los valores con mayor peso relativo en el Ibex 35, entre los dos sectores suman poco más del 40% de toda su capitalización bursátil. Su peso determinó una caída del 1,05% en el índice selectivo, que quedó en 11.447,60 puntos.

En el caso de la banca, el castigo tuvo en los parqués españoles su principal causa en el informe que emitió ayer sobre ella Morgan Stanley. En él, el banco de inversión estadounidense pinta un panorama negativo para las entidades españolas (llega a pronosticar una morosidad del 5% al 6%). Y particulariza en el caso del BBVA, al que le rebaja tanto su precio objetivo como la recomendación, de sobreponderar a mantener.

La banca española estuvo arropada en las pérdidas por la europea y la norteamericana, arrastradas por los resultados del mayor banco europeo -el beneficio del HSBC ha caído un 29% en el primer semestre- y por la decisión de Citi de cerrar otro de sus fondos. Pero su incidencia no fue tanta como para que los grandes índices europeos resultaran peor parados que el Ibex.

También cayó ayer la negociación, que ha regresado así a los niveles propios de agosto. En el mercado abierto se movió un volumen de 2.021 millones de euros, y en el conjunto, 3.257 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de agosto de 2008