Portabella apoya el programa de Hereu desde la oposición

ICV y ERC pactan la política social y de medio ambiente

Con el telón de fondo de la crisis económica, las posiciones del bipartito que gobierna Barcelona y Esquerra Republicana (ERC) se han acercado lo suficiente como para llegar a un acuerdo en cuanto a la hoja de ruta del mandato: el Programa de Actuación Municipal (PAM). Un compendio de líneas estratégicas para desarrollar en un mandato municipal del que se ha consumido un año entero por la necesidad del gobierno en minoría de llegar a un acuerdo. Desde el principio, estaba claro que el partido preferente para buscar esa colaboración mínima era ERC, corresponsable del Consistorio en los últimos ocho años.

Para el gobierno municipal, el apoyo de ERC ahogará el ruido de la política

"Tenemos que empezar una etapa en la que se hable de la ciudad y no del gobierno de la ciudad, algo que se podrá hacer si tenemos el programa aprobado y los presupuestos", apuntaban ayer fuentes del gobierno municipal. Las mismas que reconocieron que, por preferir, hubiesen preferido repetir el tripartito. En cualquier caso, estrechos colaboradores del alcalde, Jordi Hereu, están convencidos de que el acuerdo en torno al programa servirá "para que el ruido de la política no tape la gestión".

Para afianzar la idea de que el acuerdo es a tres bandas, ERC e Iniciativa (ICV) quisieron ayer comparecer juntos. Así lo hicieron Jordi Portabella y Ricard Gomà para dejar claro que entre ellos hay acuerdo en las dos áreas de gobierno en manos de los ecosocialistas: servicios sociales y medio ambiente. Sin entrar en mayores concreciones, los dos insistieron en un mensaje: lo mejor para el gobierno de la ciudad es darle cierta estabilidad.

Una "seguridad" que no pasará por la entrada en el gobierno municipal del republicano. "Nosotros somos oposición constructiva y estamos dispuestos a llegar a acuerdos", subrayó Portabella.

ERC apoyó con sus votos la aprobación inicial del PAM en la pasada comisión de Presidencia del mes de julio y en el último pleno esa formación puntualizó que se tenía que "perfeccionar" para llegar al acuerdo definitivo en el mes de octubre, cuando el PAM se debe aprobar en el pleno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las cosas, sin embargo, han ido de forma más rápida. ¿Por qué? Portabella contestó que la sintonía y las ganas de llegar a un acuerdo se han acelerado porque han tenido "más reuniones en tres semanas que en un año entero". También reconoció que la coyuntura de la crisis ha infuido: "El gobierno necesita una hoja de ruta y más todavía en un contexto económico delicado". Una coyuntura que ha pesado en la decisión de Hereu de amarrar cierta tranquilidad con vistas al inicio de curso.

Portabella apoyará al bipartito no de forma incondicional y no será un cheque en blanco. "Estamos de acuerdo en las líneas generales, luego se verá la concreción en los proyectos", puntualizó.

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS