Reportaje:PEKÍN 2008 | Faltan 8 días para los Juegos

El acecho del 'Gran Hermano' chino

Un senador estadounidense denuncia que se espiarán las comunicacionespor Internet en los hoteles

China planea espiar las comunicaciones por Internet de los visitantes alojados en los hoteles internacionales durante los Juegos Olímpicos, que comenzarán en Pekín el 8 de agosto, según ha denunciado el senador republicano estadounidense Sam Brownback.

"El Gobierno chino ha puesto en marcha un sistema para espiar y recoger información sobre cada cliente en los hoteles en los que se alojarán los visitantes olímpicos", dijo el martes pasado el político en una conferencia de prensa en Washington, informa Reuters; "esto significa que periodistas, familiares de los deportistas, defensores de los derechos humanos y otros serán sometidos a una recogida invasiva de información por parte del Departamento de Seguridad Pública".

"El sistema recogerá información sobre cada cliente", afirma Brownback
Las cadenas internacionales lo aceptan para que no peligren sus inversiones

Más información

El senador por Kansas, que intentó sin éxito en 2007 ser nominado candidato republicano a las elecciones presidenciales, citó documentos que le han sido entregados por algunos de los hoteles, pero declinó identificar a éstos por miedo a que sufran represalias por parte de las autoridades chinas.

Brownback afirmó que varias cadenas internacionales han confirmado haber recibido la orden de la policía china y que se encuentran atadas de pies y manos porque, aunque se oponen a la medida, no quieren poner en peligro sus millonarias inversiones en el país asiático.

El senador distribuyó traducciones al inglés de dos documentos, que, según dijo, fueron recibidos por los hoteles. En ellos figuran las instrucciones sobre cómo poner en marcha los programas informáticos de espionaje para finales de julio.

"Negarse a instalar o detener el funcionamiento del sistema después de su implantación será susceptible de castigo", señala uno de los informes, que cita multas de 15.000 yuanes (1.400 euros). "En caso de violación grave, el servicio de Internet será suspendido o la licencia empresarial, cancelada".

"Los hoteles están enojados con toda la razón por la orden, ya que les coloca en la incómoda posición de tener que comunicar a sus clientes que sus consultas, comunicaciones, búsquedas y teclas accionadas están siendo espiados por el Gobierno chino", insistió; "esto no es correcto, es contrario al espíritu olímpico".

Pekín ha declinado comentar la medida, pero el documento entregado a los establecimientos señala que el objetivo que se pretende es "asegurar una apertura sin problemas" de los Juegos, así como "promover el desarrollo saludable y ordenado de Internet, salvaguardar la seguridad del Estado, mantener el orden social y proteger los intereses públicos".

Brownback también distribuyó la advertencia que una de las cadenas hace a sus clientes tras informarles de que la conexión a Internet "no es privada". "Las autoridades locales encargadas de aplicar la ley exigen tener acceso a toda su actividad cuando utilice este servicio, como enviar mensajes y acceder a webs. Un sistema ha sido instalado para que dispongan de ese acceso".

El Departamento de Estado estadounidense advirtió en marzo pasado a sus ciudadanos que viajen a China durante los Juegos que deben esperarse a que sus habitaciones sean monitorizadas en cualquier momento y que no pueden tener privacidad en lugares públicos ni privados. Pekín respondió en aquel momento que las medidas de seguridad estaban de acuerdo con la práctica internacional.

El senador republicano se encuentra entre los parlamentarios que han pedido a George W. Bush que no acuda a los Juegos, aunque el presidente estadounidense dijo hace unas semanas que asistirá porque, según aseguró, se trata de un evento deportivo, no político.

China dispone de un sofisticado sistema de supervisión de Internet, conocido como The Great Firewall, para el cual emplea a miles de ciberpolicías y programas y equipos informáticos punteros, suministrados en muchas ocasiones por empresas estadounidenses y canadienses.

En los últimos meses han sido instaladas muchas cámaras en las calles y los parques de Pekín, que han venido a sumarse a la labor de vigilancia e información que vienen ejerciendo decenas de miles de jubilados y voluntarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 30 de julio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50