La Xunta congelará el sueldo de los altos cargos en unas cuentas "austeras"

El Ejecutivo recurrirá al endeudamiento para garantizar las inversiones

La virulencia de la crisis económica ha llevado a la Xunta a anunciar una medida que se había resistido a confirmar durante varias semanas. Los presupuestos de 2009 incluirán la congelación del sueldo de los altos cargos de la Administración gallega, que incluye a todos los que tengan rango igual o superior a director general. La medida fue anunciada de forma prácticamente simultánea por el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y por el conselleiro de Economía, José Ramón Fernández Antonio, en dos ruedas de prensa diferentes.

"El presupuesto mantedrá como prioridad el gasto social"

Más información

El Gobierno central y otras diez comunidades ya habían anunciado medidas similares. Las cuentas públicas de 2009 vendrán marcadas por la austeridad, que también llegará a las plantillas de empleados públicos, que permanecerán congeladas y sólo se ampliarán en caso de ser necesario para atender determinados servicios. La congelación afectará a 156 altos cargos y tiene sobre todo un efecto ejemplarizante, ya que el ahorro en el gasto de la Xunta no llegará al medio millón de euros.

Pérez Touriño comunicaba la decisión a los periodistas tras la primera reunión de la nueva Ejecutiva del PSdeG y explicó que ésta se había tomado con anterioridad, pero había llegado "el momento" de anunciarla. Además, añadió que los presupuestos del próximo año vendrán marcados por la "austeridad" en el gasto, informa Anna Flotats. El conselleiro de Economía apuntó también este objetivo tras reunirse con los representantes de los sindicatos y de la patronal para anunciarles las líneas maestras de las cuentas públicas para 2009.

"El presupuesto mantendrá como prioridad el gasto social y la inversión productiva. Se trata de paliar los efectos de la crisis en los más desfavorecidos y de apostar por la inversión productiva para impulsar la recuperación económica", indicó Fernández Antonio, quien insistió en que la Xunta intentará impulsar la actividad económica y la creación de empleo a través de las distintas partidas presupuestarias aunque las "plantillas de empleados públicos sólo aumentarán en casos excepcionales y vinculados a servicios públicos fundamentales".

El conselleiro anunció también la decisión de recurrir a la deuda pública para impulsar el crecimiento y contener los efectos de la crisis. "Tenemos capacidad de maniobra por la sobriedad que hemos mantenido en los últimos años", matizó Fernández Antonio, quien recordó que Galicia sigue creciendo más y perdiendo menos empleo que el conjunto de España pese a los efectos de la crisis. "Esperamos que siga esta tendencia en los próximos meses para continuar avanzando en la convergencia", añadió el responsable de Economía de la Xunta.

Los representantes sindicales expresaron su coincidencia en el análisis de la situación económica de la Xunta y se mostraron preocupados por la congelación de las plantillas de empleados públicos, aunque no mostraron una oposición radical a esta medida. La más incisiva fue la secretaria de Organización de CIG, Chelo Martínez, quien apuntó que es preocupante que no se cree empleo público cuando, al mismo tiempo, resulta previsible que aumente el paro por los efectos de la crisis. "Empieza a haber problemas por los impagos de hipotecas y va a crearse una bolsa de pobreza que debemos prevenir", indicó la dirigente sindical. El secretario general de CC OO de Galicia, Xan María Castro, reclamó una apuesta por la creación de empleo ya que "la crisis va a destruir puestos de trabajo".

El secretario general de UGT-Galicia, José Antonio Gómez, explicó que está de acuerdo con medidas como la congelación de sueldo de los altos cargos, pero espera que los efectos de la crisis no incluyan recortes en el gasto social. "Por lo que nos han dicho, la cosa no va por ahí", indicó el representante de UGT, quien consideró "lógico" que la Xunta recurra al endeudamiento para garantizar que se mantenga el gasto productivo.

Ésa también es una de las preocupaciones del presidente de la patronal gallega, Antonio Fontenla, quien indicó que el sector público debe afrontar inversiones "importantes" para paliar la crisis de sectores como el inmobiliario. "Estamos de acuerdo con la filosofía que nos han explicado y cuando veamos las cifras diremos si van en esa dirección", comentó Fontenla, quien también se mostro satisfecho con el anuncio de congelación salarial para altos cargos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 28 de julio de 2008.