Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUCÍA LACARRA | Bailarina | Fin de semana

"No me apasiona el jazz, pero Duke Ellington era un genio"

Un coreógrafo francés de prestigio (Roland Petit), una de las compañías de ballet más importantes del mundo (Asami Maki, de Tokio) y la música de uno los creadores más influyentes que ha dado el jazz, Duke Ellington. Y como estrella central, la bailarina guipuzcoana Lucía Lacarra. El Jazzaldia abre hoy las puertas, en doble función (20.00 y medianoche), al espectáculo de danza Duke Ellington Ballet. Lacarra ha sido nombrada Bailarina de Cámara de Baviera, un reconocimiento a su trayectoria de seis años como prima ballerina del Ballet de la Ópera de Múnich. Las funciones tendrán lugar en el auditorio del Kursaal y el precio de las entradas está entre 36 y 45 euros.

Pregunta. ¿Qué van a encontrar los espectadores en esta obra?

La música de Duke Ellington inspira el ballet que Lacarra lleva al Jazzaldia

La música no te cambia el estilo; es el estilo el que se adapta a ella

Respuesta. Va a ser una sorpresa para todos, algo muy diferente de todo lo que se ha visto antes. Lo más característico es la originalidad, porque pienso que es la primera vez que un coreógrafo se ha atrevido a hacer un ballet entero con música de jazz. Además, la gente no tiene una idea preconcebida de lo que va a ser el espectáculo. No hay un argumento único en la función; cada pieza está basada en un tema de Ellington y son independientes unas de otras. Todas poseen mucha energía. Es un entretenimiento continuo.

P. Usted ha trabajado, sobre todo, en el campo de la danza dramática. ¿Cómo se ha adaptado a un género como el jazz?

R. Nosotros [a Lacarra le acompaña en escena el bailarín italiano Luigi Bonino] seguimos la coreografía de Roland Petit. Él es quien se ha sentido inspirado por esta música. Sinceramente, la música no es lo que te marca el estilo; el estilo es lo que se adapta a la música. En cierto sentido, es extraño pensar que hacemos una velada entera de danza con música de jazz, pero una vez que comienza, el espectáculo se adapta muy bien al estilo de Roland Petit, que ya hizo algo parecido con música de Pink Floyd hace tres décadas. Es su estilo el que se adapta a la música. Nosotros simplemente seguimos la coreografía que él nos indica.

P. Ha coincidido con Petit en numerosas ocasiones. ¿Qué es lo que le hace tan especial?

R. Se trata de alguien que ha evolucionado con el tiempo. Empezó con un repertorio de corte muy dramático, como eran las coreografías compuestas a partir de Carmen y El Joven y la Muerte. También hubo una época en la que hizo musicales en Hollywood. Él se siente inspirado por lo que le apasiona en ese momento. Es alguien que ha evolucionado y eso es muy importante. Es refrescante trabajar con él, porque siempre busca ir algo más lejos.

P. ¿Es aficionada al jazz? ¿Ha podido asistir a alguna edición del Festival?

R. Por lo general, estoy trabajando en verano, así que no he tenido oportunidad de estar nunca en el Jazzaldia. Me fijo en el jazz, al igual que en los demás géneros, pero no puedo decir que sea una apasionada. Eso sí, desde que empecé a bailar en Duke Ellington Ballet, he conocido un estilo de música que, en cierto sentido, es nuevo para mí. Ellington era un genio.

P. Después de las giras por todo el mundo, volver a casa debe ser especial para usted.

R. Siempre es especial volver a San Sebastián. Esta noche van a estar en el Kursaal mi familia y mis amigos de Zumaia. Eso tiene un significado muy emocionante para mí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de julio de 2008