Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo reclama "elecciones limpias" y defiende un galleguismo "abierto"

El PP aboga por una financiación "respetuosa" en el Día de Galicia

"Ante los ilustres gallegos inmortales" que descansan en la iglesia de San Domingos de Bonaval, el presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, reclamó ayer "unas elecciones autonómicas limpias". Arropado por representantes de Nuevas Generaciones y diputados populares, el líder de la oposición pidió que en los próximos comicios "el voto de los gallegos residentes y de los no residentes sea ejercido con las mismas garantías".

Además de la reclamación del voto emigrante en urna, el discurso que pronunció Feijóo -después de realizar una ofrenda floral en el Panteón de Galegos Ilustres con motivo del Día de Galicia- abordó otro de los leitmotivs populares: la crisis económica que el Gobierno "negó y que, por tanto, no puede afrontar". El presidente del PP de Galicia rogó la ayuda del patrón de Santiago y la inspiración de "los gallegos ilustres" para sobrellevar el "difícil camino" que debe recorrer la comunidad en "estos tiempos difíciles", de los que Feijóo culpó a "una Xunta cada vez más dividida" e incapaz de solucionar nada. "Quien irresponsablemente nos metió en estos problemas no es quien puede sacarnos de ellos", sentenció.

La trayectoria de dos ideólogos del galleguismo como Castelao y Alfredo Brañas -quienes "comprendieron que el futuro de Galicia pasaba por su autonomía política", afirmó Feijóo- sirvió al líder de los populares para pedir una "financiación respetuosa con el autogobierno constitucional de Galicia". "Nunca un Ejecutivo gallego dispuso de tantos recursos económicos, pero nunca, en los últimos 25 años, fue tan incapaz de defender nuestros intereses", espetó Feijóo tras reprobar un modelo de financiación derivado de las "exigencias de los socialistas catalanes" por no considerar que el coste de los servicios públicos autonómicos depende de factores como "la dispersión o el envejecimiento de la población". El presidente Touriño "no defiende bien a Galicia" porque "antepone los intereses de catalanes, madrileños o andaluces" a los de la comunidad, denunció.

Fiel a sus reproches a la Xunta, Feijóo tampoco se olvidó del AVE. Repitió que no entiende por qué "el ejecutivo socialista de España se niega a constituir una comisión de seguimiento del tren gallego de alta velocidad, a pesar del mandato del Congreso de los Diputados y de una solicitud unánime del Parlamento autónomo". Además, tachó los últimos tres años de gobierno de "legislatura perdida".

El presidente de los populares gallegos abogó por un "galleguismo abierto al resto de España y de Europa, a América y al mundo" tras recordar a los ilustres que descansan en Bonaval como Rosalía de Castro, Ramón Cabanillas, Domingo Fontán o Francisco Asorey. Ellos y los que faltan en el Panteón (Manuel Murguía y Ramón del Valle- Inclán, entre otros) "supieron ver en Galicia una de las más hermosas manifestaciones de la cultura universal". Son, dijo el líder de la oposición, "la muestra del mejor galleguismo"; el que los populares consideran "patrimonio común, y por eso mismo, también propio".

En su manifiesto con motivo de la celebración del Día de Galicia, el PSdeG también se refirió a la financiación. Los socialistas gallegos reivindicaron que el nuevo modelo esté presidido por los valores de "cohesión, igualdad y solidaridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de julio de 2008