Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro económico

La crisis sólo se resolverá con flexibilidad laboral, según los expertos

Pese a ser un jueves soleado en Madrid, el día estaba teñido de negro por los presagios de Solbes, que rebajó las previsiones, y las negativas cifras de empleo. La reunión con los 22 expertos convocados por la Oficina Económica del Gobierno aportó su granito de arena al dibujo de un futuro duro. "Lo peor está por llegar", fue una de las afirmaciones más compartidas, así como que la crisis se prolongará hasta final de 2009. Pero no hubo conclusiones finales.

Además de Javier Vallés, director de la Oficina, se encontraba Ángel Torres, alto cargo de Economía, ya que es Secretario General de Política Económica. Vallés manifestó su malestar por la filtración de la convocatoria, que ha provocado desavenencias entre diferentes departamentos del Gobierno. Los sabios entraron a mediodía y salieron del palacio de La Moncloa al filo de las tres. No hubo comida. Sólo café y agua. "Ha sido muy larga y muy intensa", comentaron algunos de los presentes.

Tras realizar una pequeña exposición individual, se abrió un debate calificado como de "muy interesante" por varios de los presentes. La dificultad de la situación arranca de la crisis del petróleo y la restricción del crédito que está provocando subidas de la inflación y aumento del déficit exterior.

Subidas salariales

La situación laboral fue uno de los ejes de la cita. El Banco de España, que insiste en la necesidad de que exista más flexibilidad laboral, advirtió que ya se están detectando fuertes subidas salariales por los convenios colectivos referenciados a la inflación. Varios expertos coincidieron en señalar la gravedad de esta situación "porque perjudicará mucho a la competitividad española. No hay que olvidar que es la primera crisis que vivimos con una moneda fuerte, por lo que los salarios reales, no los nominales, suben aún más", apuntó un economista.

Alguno de los presentes sugirió que este año podría haber decrecimientos del PIB y se pidió apoyo fiscal al ahorro para incentivarlo, así como más inversión en infraestructuras, sobre todo en el ferrocarril. También se reconoció que la caída del consumo está siendo muy aguda. Los representantes de la banca (BBVA, Santander, Caixa Catalunya, Caja Madrid) incidieron en la importancia de evitar riesgo sistémico en el sector financiero y la posibilidad de apoyar las emisiones para que haya más financiación a las empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de julio de 2008