Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pilar Elías: "Al menos, no se ha ido de rositas"

Pilar Elías, viuda de Ramón Baglietto, se mostraba ayer contenta con la subasta que supondrá para el Estado la recuperación de una parte de la indemnización que debía Kandido Azpiazu, el asesino de su marido. "Se ha hecho justicia", declaró a este periódico. Elías reconoció que no ha conseguido que el etarra saliera del local que tiene bajo su casa, pero "ha tenido que pagar. Al menos, no han salido de rositas, es el único consuelo que me queda".

Del mismo modo que permaneció viviendo en Azkoitia, tras el asesinato de su marido, ahora tendrá que convivir con esta vecindad. "Al principio incluso se escondía", recuerda Elías del asesino de su esposo, "pero ahora están muy envalentonados". Y añade que, aunque quisiera eludirle, el choque constante es inevitable. "Voy a casa y, a menudo, suele estar cargando y descargando la furgoneta. Yo paso con la cabeza alta", añade.

Entrenada en estos avatares, Elías se muestra preocupada por la excarcelación de Iñaki de Juana Chaos -sale de prisión el 2 de agosto-, que ya está generando polémica. "Hay que procurar que no salga a la calle después de haber matado a 25 personas", dice. "Tiene que intervenir el Gobierno, porque de otra forma esto va a ser horroroso".

Elías cumple su cuarta legislatura como concejal del PP en Azkoitia, y desde 2005, cuando Azpiazu se instaló bajo su casa, inició una doble campaña: por un lado, que los jueces implanten a los etarras el "alejamiento" de sus víctimas cuando hayan cumplido sus condenas; por otro, que paguen la indemnización a la que son condenados, pese a que desde la Ley de Solidaridad, de 1999, el Estado adelanta el pago de estas cantidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de julio de 2008