Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide que quede libre un hombre que lleva 13 años preso por violación

Un hallazgo casual. La fiscalía de Cádiz atribuye prácticamente a la suerte la inminente puesta en libertad de Rafael Ricardi, el reo que lleva 13 años en prisión por una violación que no cometió. Y lo argumenta con una prueba fundamental conseguida casi milagrosamente: un descarte de ropa de la víctima no examinada entonces y que permanecía almacenada desde hace una década en los almacenes del Instituto Nacional de Toxicología.

La petición de la fiscal Ángeles Ayuso permitió encontrar esa prenda, realizar un análisis y descubrir restos no hallados hasta ahora. Pertenecen a dos hombres distintos ya identificados. Ninguno es Ricardi. Ahora la fiscalía pide su excarcelación inmediata.

Ricardi lleva encerrado desde 1995 por aquella violación. Fue condenado con el testimonio de la víctima como principal prueba inculpatoria. La mujer le identificó por la voz y un defecto en la vista. Fue sentenciado a 36 años de prisión.

En el año 2000, la policía empezó a sospechar que era inocente, cuando un informe del Instituto Nacional de Toxicología concluyó, a través del análisis de una gasa, que los restos de ADN no eran de Ricardi, aunque ni la fiscalía ni la defensa reclamaron entonces la revisión de la condena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008