Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:HEDGE FUNDS | fondos

Nuevos grupos de poder

Los fondos de inversión libre se perfilan como uno de los nuevos grandes grupos de poder financiero. Su rápido desarrollo durante los cuatro últimos años ha sido, sin embargo, superado en potencia por el club de los productores de petróleo o por el de los países que, produciendo crudo o no, han visto crecer exponencialmente sus reservas de divisas gracias al superávit de su balanza comercial. Entre estos últimos, el ejemplo más destacado es el de China. Tanto los países que exportan petróleo como los que venden sus manufacturas en el exterior están canalizando parte de las divisas que así obtienen hacia los fondos soberanos que no son otra cosa que fondos de reserva constituidos para atender contingencias futuras y que toman el creado por Noruega hace años como modelo a seguir. Al poder de todos ellos hay que añadir el de los fondos de capital riesgo, que son esa clase de fondos que captan capitales para realizar la compra de empresas con la intención de venderlas en el futuro a un precio mucho mayor.

Los 'hedge funds', el capital riego y los fondos soberanos despiertan recelos entre los Gobiernos

Cada poco tiempo, los gobiernos occidentales muestran la inquietud que les produce alguno de estos cuatro grupos. A veces, como en el caso de uno de los últimos ministros de hacienda alemanes, de manera llamativa, generando la correspondiente polémica. En otras ocasiones, de manera más discreta, planteando la necesidad de que exista un mayor nivel de transparencia sobre las actividades de alguno de ellos.

La crisis crediticia, que ha puesto en evidencia la mala gestión de los riesgos en alguno de los grandes bancos de negocios, ha provocado que el contraste con estos poderes financieros emergentes sea aún mayor ya que algunos fondos soberanos han acudido al rescate de los bancos en crisis. La dependencia de esos fondos de sus respectivos gobiernos provoca entre las autoridades de Occidente el recelo de que vayan a utilizar su potencial financiero para fines políticos.

Este tipo de inquietudes, por ahora, solo se ha traducido públicamente en la demanda de una mayor transparencia en el mundo de los hedge funds y, a veces, aunque de manera muy errática, en el de los fondos de capital riesgo. Una de las últimas iniciativas es la promovida por la Asociación de Gestión de Inversiones Alternativas que en 2009 publicará el primer código de conducta global para los gestores de estos fondos. Esta guía de buenas prácticas tocará temas que van desde la gestión de los riesgos hasta la información a los inversores, y desde los criterios de valoración de las carteras hasta el tratamiento de los conflictos de intereses o los problemas operativos. La iniciativa está en la línea con lo que otro órgano corporativo ya venía proponiendo bajo la batuta de uno de los grandes de la inversión libre. Sin provocar, por ahora, grandes entusiasmos entre los gestores de hedge funds, que no se han precipitado a abrazar el código. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008