Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El independentismo vasco cae al nivel más bajo desde 2001

Sólo uno de cada cuatro votantes del PNV respalda la separación de Euskadi

En pleno desafío soberanista del lehendakari Juan José Ibarretxe al Estado, resulta que el sentimiento independentista en Euskadi se encuentra bajo mínimos. Según una encuesta que periódicamente realiza el Gobierno vasco, el apoyo ciudadano a la independencia política de Euskadi se sitúa en los niveles más bajos de los últimos años: el 22% de los ciudadanos defiende abiertamente la secesión de España, cuando este porcentaje alcanzó en 2006 y 2007 el 28% y el 27% respectivamente.

Hay que remontarse hasta 2001 para encontrar una cota más baja, un 21% de apoyo. Desde que en 1988 el Ejecutivo de Vitoria comenzó a realizar este tipo de sondeos, que se conoce como Sociómetro (destinado a conocer la opinión de la ciudadanía sobre diversas cuestiones, desde políticas hasta económicas o sociales) el apoyo había oscilado entre el 24% y el 28% (el momento de mayor respaldo).

Los datos de la encuesta llegan cuando Ibarretxe ha hecho su máxima apuesta, con la aprobación por parte del Parlamento vasco de la consulta de autodeterminación. Una vez que se publique en el Boletín Oficial del País Vasco, el Gobierno la recurrirá y pedirá la suspensión al Tribunal Constitucional. Pero los nacionalistas ya han abierto esa senda y es previsible que no la abandonen fácilmente.

Frente al 22% de vascos que suscribe la independencia, otro 30% la rechaza y un 32% podría estar o no de acuerdo dependiendo de las circunstancias. Otro dato preocupante para Ibarretxe es que sólo el 26% de los que se declaran simpatizantes del PNV respalda la independencia, mientras que un 44% lo haría o no según las circunstancias y un 19% se muestra en desacuerdo. Entre los simpatizantes de EHAK y de Eusko Alkartasuna el apoyo es mucho mayor (85% y 45%, respectivamente). Por su parte, entre los votantes socialistas destaca que un 27% podría estar de acuerdo con la independencia en función de las circunstancias.

El único líder político que recibe el aprobado de los ciudadanos es Ibarretxe, quien obtiene 5,2 puntos. Sin embargo, se trata de una de las calificaciones más bajas desde 1998, cuando obtuvo un 4,8.

La independencia no se encuentra entre las preocupaciones de los ciudadanos vascos. Y es que, en realidad, los principales problemas en Euskadi están relacionados con el mercado de trabajo (paro y condiciones laborales), que es mencionado por el 47% de los encuestados; la vivienda (46%) y el terrorismo (43%). La situación política figura en las últimas posiciones en la clasificación de preocupaciones (la menciona un 20%).

Esta encuesta está basada en 2.854 entrevistas realizadas a domicilio entre los días 15 y 30 de abril pasados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008